martes, mayo 16, 2006

PROSAS SOBRE POESÍA - VI


Para poetizar, la alegría es un motor al que hay que tomarlo muy en serio. Dios nos la ha regalado. Ese poder que saca lo mejor de cada uno y que para honrarlo, nos ponemos a versear. No podemos defraudar aquello que está allí a la mano, al alcance de una sonrisa, al toque de una cadencia musical, en el intermedio entre un roce, una caricia y un sueño. Allí se deja el mejor reflejo del ser que tenemos, y que se nos dio para formarlo y entregárselo a otros para su disfrute: el medio son nuestros versos, es decir, la forma particular con que nos creamos para estrujar el alma propia y las ajenas. Dice un sabio oriental "la alegría es la manera simpática en que la vida nos manifiesta su fuerza afirmativa". Al disfrute hay que permitirle llegar. No le planteemos restricciones, ni sociales ni reales, siempre que con ello no transgredamos leyes sociales de normal convivencia. Poetizar es describir esta parte de la vida desde su manifestación íntima, y atreverse a volverla pública, sin ostentaciones ni exhibicionismos que le resten su capacidad de asombrar a quienes se le acerquen. Dotaremos entonces a almas, propias y ajenas, de júbilo y hasta esperanza. El júbilo es un atrayente que nos sigue haciendo bien a la vida de los poetas, cuando nos llenamos de gozo ante el más nimio verso o de admiración ante aquél cataclísmico que todo lo cimbra o que todo lo conmina con olor de tragedia. En fin, el júbilo, el jolgorio, el goce, el disfrute y la alegría creo que son parte de la vida poesía.

2/X/2003

2 comentarios:

Elisabet Cincotta dijo...

Amigo, paseo por tu blog, vengo desde el blog de Estrellas y Latidos a decirte que no hay poeta desconocido, sólo hay poetas, un cielo de poetas que vibramos desde nuestro corazón hacia el del lector.
Me ha agradado leerte
Cordialmente
Elisabet

Viviana Álvarez dijo...

Poetizar la vida misma, porque la vida es poesía. Cada gota de agua que se desliza es poesía, voces y silencios. Albores y ocasos. Muy bello tu blog. Desde Argentina.Un afectuoso saludo.