miércoles, mayo 30, 2007

ALEJANDRA CRAULES BRETON



De Alejandra tengo entre mis bártulos ese discurso de 2003 cuando lanza su libro “Palabras fértiles” y mediante el cual apareció para mí su imagen de minera de la palabra del consuelo, de esa esencia femenina martirizada, de esa escritora que por la muerte de su pequeña cuando, como ella lo expresa, un “17 de diciembre de 1997, María de Jesús después de 26 días dejaba el ventilador”, y entonces parte desde sus entrañas la búsqueda de la catarsis a ese dolor lacerante de madre que fértilmente se transformó en verso, en “ya no calzarás nunca mi cuerpo / solo permanecerás con la nuca en el suelo”.

Llegó a mi vida de poeta como el azar de muchas letras que tengo en mi mochila, como el asalto del destino, y allí mora entre mis tesoros. Su juventud, su atrevimiento y su declaratoria de poeta me hacen admirarla, ya no importa si en sus versos hay el gusto de acidez o de acíbar que pondría en los míos sino más bien un desmoldar mi enjuiciador y vagar por las múltiples ternuras escondidas y enjauladas en miles de barrotes hechos de lágrimas de madre. Me he dejado llevar por sus erotismos elocuentes que hablan de búsqueda y hallazgo, por entre las entrañas de sus “novilunios y plenilunios” que muestran su grado en que ya supera y teje para sí una almohada de hermosos recuerdos de su María de Jesús.

Déjenme que le haga un pequeño homenaje a su causa y a su consecuencia poética, déjenme que le cante al poder sanador de la poesía a través de leer sus escritos, déjenme que me haga un ovillo y aflore en mí alguna ternura mientras canto orondo por haber descubierto para mi pecho ese oasis de pasión incontenida. Déjenme que en este blog... deambule abierto su melancolía y contagiado con la mía hacer de ella una capa o un sayo para cubrir el alma... el alma mía.

Bienvenida Alejandra a mi vida de poeta... Bienvenida a mi vida de poeta... tu poesía. Desde Medellín, tierra abierta a los versos y al amor en la poesía, te saludo yo... con este pequeño post que llevará con él mi saludo y mi reconocimiento a tu estilo y a esa utopía poemaria que irá madurando para el deleite de nosotros, quienes estamos pendientes de tu lira..

Una pequeña muestra de su obra....


Novilunio


Conociste el cielo
a media luna
Yo rondaba
buscando el fin de la galaxia

El viento
lloró un nombre
como recuerdo
de la noche láctea
dejó signos en tu cuerpo

Las constelaciones
nos miraron
acordaron nuestro encuentro

Los astros
de sus intenciones
no nos dan cuenta

Tan sólo miran deslumbrados
cómo saciamos al tiempo
siendo yo el eclipse
de cada luna de tu cuerpo

2 comentarios:

Leni dijo...

Ha sido un placer compartir letras con Alejandra.
Un honor.

Felicidades a su poesia.
Un abrazo

dd dijo...

Gracias Alejandra por enseñarme mas del ser humano del acto sublime que llevas a cabo en cada poesia tuya
Adan Breton