miércoles, mayo 30, 2007

ALEJANDRA CRAULES BRETON



De Alejandra tengo entre mis bártulos ese discurso de 2003 cuando lanza su libro “Palabras fértiles” y mediante el cual apareció para mí su imagen de minera de la palabra del consuelo, de esa esencia femenina martirizada, de esa escritora que por la muerte de su pequeña cuando, como ella lo expresa, un “17 de diciembre de 1997, María de Jesús después de 26 días dejaba el ventilador”, y entonces parte desde sus entrañas la búsqueda de la catarsis a ese dolor lacerante de madre que fértilmente se transformó en verso, en “ya no calzarás nunca mi cuerpo / solo permanecerás con la nuca en el suelo”.

Llegó a mi vida de poeta como el azar de muchas letras que tengo en mi mochila, como el asalto del destino, y allí mora entre mis tesoros. Su juventud, su atrevimiento y su declaratoria de poeta me hacen admirarla, ya no importa si en sus versos hay el gusto de acidez o de acíbar que pondría en los míos sino más bien un desmoldar mi enjuiciador y vagar por las múltiples ternuras escondidas y enjauladas en miles de barrotes hechos de lágrimas de madre. Me he dejado llevar por sus erotismos elocuentes que hablan de búsqueda y hallazgo, por entre las entrañas de sus “novilunios y plenilunios” que muestran su grado en que ya supera y teje para sí una almohada de hermosos recuerdos de su María de Jesús.

Déjenme que le haga un pequeño homenaje a su causa y a su consecuencia poética, déjenme que le cante al poder sanador de la poesía a través de leer sus escritos, déjenme que me haga un ovillo y aflore en mí alguna ternura mientras canto orondo por haber descubierto para mi pecho ese oasis de pasión incontenida. Déjenme que en este blog... deambule abierto su melancolía y contagiado con la mía hacer de ella una capa o un sayo para cubrir el alma... el alma mía.

Bienvenida Alejandra a mi vida de poeta... Bienvenida a mi vida de poeta... tu poesía. Desde Medellín, tierra abierta a los versos y al amor en la poesía, te saludo yo... con este pequeño post que llevará con él mi saludo y mi reconocimiento a tu estilo y a esa utopía poemaria que irá madurando para el deleite de nosotros, quienes estamos pendientes de tu lira..

Una pequeña muestra de su obra....


Novilunio


Conociste el cielo
a media luna
Yo rondaba
buscando el fin de la galaxia

El viento
lloró un nombre
como recuerdo
de la noche láctea
dejó signos en tu cuerpo

Las constelaciones
nos miraron
acordaron nuestro encuentro

Los astros
de sus intenciones
no nos dan cuenta

Tan sólo miran deslumbrados
cómo saciamos al tiempo
siendo yo el eclipse
de cada luna de tu cuerpo

martes, mayo 29, 2007

NOTAS DE APALABRAMIENTO

En esos viajes del “apalabramiento” (cosecha de frases que llegan al alma del poeta – definición mía) he recogido, al azar, algunas perlas que quiero compartir:

1. De LONG-ONHI “El tiempo y los almanaques suelen ser persistentemente testarudos”

2. De Alejandro Drewes “El íntimo Universo de su autor/a (de una poesía), es la identificación emocional con su micromundo”

3. De Jaime Sabines “Nadie sino el hombre pudo inventar el suicidio”

4. De Álvaro Mutis en “De lecturas y algo del mundo” hablando sobre la Polonia de postguerra
... titubea la llama insomne del espíritu polaco
... apagado ante la tartufa y opaca protesta (de Occidente)
... el silencio de Polonia, inaugura el silencio de nuestro propio funeral

5. De John Maxwell Coetzee (Premio Nobel de Literatura de 2003)

“... se parapeta entre miles de palabras y libros para contar el drama que ha vivido...” [a]
“Pero éste no es lugar para las palabras. Cada sílaba que se articula, tan pronto como sale de los labios es apresada, se llena de agua y se desvanece. Este es un lugar en el que los cuerpos cuentan con sus propios signos. Es el hogar de Viernes.” [b]
“De su boca sin aliento brotan los sonidos de la isla” [c]
“Su boca se abre. De su interior, sin aliento, sin interrupción, brota una lenta corriente. Fluye por todo su cuerpo y se desborda sobre el mío; atraviesa la pared del camarote, los restos del barco hundido, bate los acantilados y playas de la isla, se bifurca hacia el norte y hacia el sur, hasta los últimos confines de la tierra. Fría y suave, oscura e incesante, se estrella contra mis párpados, contra la piel de mi rostro”. [d]
“... (de Ludwig Zeller y su poesía) su poder de convocar todos los fantasmas, materiales e inmateriales con los que la imaginación rodea al hombre ...” [e]

6. De Hermann Hesse (1931). “Mi tarea no consiste en indicar a los demás la perfección objetiva, sino mi propia manera de buscarla (y aunque sólo sea una pena, un lamento) con la mayor claridad y honestidad posibles”.

7. De Gonzalo Rojas
“el amor loco es la preciosidad del encantamiento... “ [a]
“A la temprana edad de 85, recién empiezo a descifrar algunos poemas remotos míos” [b]
“Yo me demoro, no transo con la prisa, ésa es mi diferencia. “ [c]

Cada “apalabramiento” va cumpliendo su función de ir adornando un acervo informe, en esa amalgama inédita que nace casi a diario en renglones, en versos, en poemas que pueden o no llegar a ver la luz del sol... De ellos se toma la esencia y queda aferrada a otras esencias en un construir y destruir en simultánea que va acrisolando al poeta... al bardo estatuario pero dinámico... al vate esencial pero abierto al fuego de otros... Influencias e influidos: ¿quien está a salvo o excluido?


miércoles, mayo 23, 2007

UN POEMA A MI SANTA MARTA


APARECEN DE PRONTO

Las olas espumeantes de azul del mediodía
Las ráfagas de viento entre las palmeras
Los cantos mañaneros de las marialucías
Los ancianos tomados de la mano
en la búsqueda del mar sanador
El inicio del bullicio y ese aire
límpido que ilumina mis pulmones
...
son un asalto desde mis recuerdos
que fungen de contagio y de emoción
cuando regreso al ahora
desde esos pasos sin rumbo y tan felices
de la caminata y el descanso
en esa vista samaria... tan mía
tan llena de ensoñación
y marinera fantasía

OHCNARF
19/V/2007


DUDA POEMARIA

Dice un escritor que la disposición del lector frente a un texto literario define la conmoción que éste cause. Tal vez por ello la poesía íntima, con receptor definido, con la predisposición de éste a recibir la flecha plena en el pecho que le inoculará emociones desde lo escrito... es un diálogo y no un discurso de plaza pública. He escrito MILES de poemas, dirigidos, en busca de metas, centrados en la obtención de ese algo... de esa esperanza.

Tienen libros ya la evidencia de que así han sido escritos. ¿Podrá entonces ser el último de ellos expuesto al público, sin hacer que lectores, aparecidos espontáneos o extraños, se sientan excluidos de ese diálogo ? ¿Será que, al contrario, admirarán con embeleso el canto entre almas y suspirarán anhelando que les hubiera dedicado al menos alguna frase parecida? ¿O será más diciente en algún corazón el deseo de apropiarse de esas frases y hacerlas suyas... para su deleite, emoción y fantasía, como ya lo hicimos millones de los 20 poemas y la canción de Neruda? ¿Algo entonces, en estos tres tipos de receptores, excluye el hecho de que llegue a existir un público que se sienta excluido o que ante la puerilidad o hasta banalidad de lo escrito se sienta asqueado o molesto, o como asistiendo a un espectáculo tan íntimo que hace sonrojar, pues nada
de ese amor ha llegado jamás a sus puertas y ya ni lo anhela y hasta desdice de él?

No tengo las respuestas y nunca las tendré. Tal vez por ello, publicar sigue siendo ese riesgo. Ese “infinítum” de vacío en el cosmos, que se toma por asalto el estómago, dice que la vida es un eterno sobresalto y que tal vez por ello... es importante vivirla. ¿Será que no es poesía lo que estoy escribiendo? ¿Será que vale la pena publicarla y someterse al “escarnio público” al sacarla de esos recintos privados donde hoy mora? Mi interior y mi pálpito me dicen que sí. Indagaré en mí y en mis amigos más sobre el tema, porque hasta ahora... en este tema... sólo sé que nada sé.






Si alguien quiere darme luces sobre si publicar o no y por qué... Muchas Gracias...

domingo, mayo 06, 2007

CONFESIONES O DIARIO DE UNAS VACACIONES SAMARIAS


Lunes

Me regaló mi mamá "Residencia en la tierra" de Neruda, y sus palabras relucientes de antigüedades, de ceniza y de apego a su terruño me hicieron volar.
Calor de árboles con poca brisa, los mismos carros, en la lejanía amarillos con rastros de verde, y mi mamá... cada vez más vieja. ¿Honra al apego de una tierra y una casa que lucha por no morir? Tal vez.
El borrico café "tostao" y un negro encima que, inclemente, lo fustiga con toda su humanidad... al sol. Una bicicleta y muchas muestras en colores de este caribe tropical, se pasean recibiéndome.

----------------------

martes

....

La Residencia en la tierra que parece como el barro testigo que invitó al alfarero de Temuco a dejar tal vez para un futuro olvido (lector como yo) sus más profundos y complejos deseos, cuando une a su Chile con su corazón pleno de contradicción y de juventud. Algunos usos de palabras de hace más de 70 años destaparon una poción de impulsos que alguien me dio a beber en otra vida, para llegar a escribir, con afanes y tachones, esos versos que en noches como la de anoche muchas veces me dicté en medio del viaje, confundido con imágenes del pasado, de un deseado futuro y de mis voces que las describían. Todo ello había formado un nudo casi mágico, pero nudo al fin, que había que desatar. Y aquí, sentado en una esquina de una sala a la orilla del mar, con su ruido de compás y voz de niñera tan arrullador como en otras noches oscuras sin luna, he dejado volar mis dedos sobre el papel y mi combinación exótica de ruido acumulado, de gritos del dolor desesperado de canciones y mi corazón galopando para lograr cumplir con el encanto que me produzco cuando logro obtener este estado. Estado del que no quiero salir. Extático, lenticular, atemporal, sin intención, fecundo, perpetuo en estos instantes... y de una magia que revivifica. Tal vez mañana escribiré más.

------

jueves

Y sin notarlo, y tal vez deseándolo, he estado tomando de Neftalí esos embrujos de su tierra, de su Joaquín (de quien supongo que fue un ser muy querido que murió ahogado o asfixiado); de su amor estudiantil; del fardo de las noches que se llevan en vela y entre ángeles; de los estribillos y las ideas que danzan entre el desparpajo de lo inadmisible como parejas. Algunos sustantivos tienen calificaciones que sólo a un iluminado se le ocurriría darles vida de esa manera.
Allí entre su "Residencia en la tierra" crecen caracolas y fantasmas, ángeles y gotas de agua, que hasta saltan sobre mí y extraen de mí a sus hermanos el albatros, el viento cálido, el campanario y hasta el olor del frito de otra tierra: la mía.
Vivo estos momentos de vacaciones como si fuera otro ser que dejó allá en su sitio de historia reciente, mucha de su carga de vida ambigua y se trajo sólo su corazón maltrecho y su cuerpo cansado, para que en medio del difuso transcurrir de las horas se dejara seducir por el ocio, el destrajín (si es palabra existe), el desacoso, el irremediable placer de estar sólo sintiendo, y permitirme ser poeta: El poeta que soy hoy es distinto al de esas cumbres de violencia. El poeta que soy hoy ha "pagado de contado" este pedazo de vida y sin más acicate que finalizar el año retomando el latir interno y coloso de mi verso. Estoy definiendo algunos poemas que hoy son derviches, gitanos y magos que surcan la magia, los tormentos y las alegrías que he tenido y que tengo. Gracias Neruda, por permitirme mediante tu "estímulo" el reencuentro poemario que venía reclamando mi alma, mi razón y hasta mis manos de escritor. No sé a dónde llegarán estos escritos y si serán por otros conocidos, pero sé que me confiesan y me permiten que la penitencia sean más y más poemas.

Edificio Bello Mar. Apartamento 602.
Dado a las 12:15 p.m. de un diciembre

jueves, mayo 03, 2007

Fragmento de "Escrito a Fuego"



Con un hilo brillante, con un hilo de noche,
con la sombra de un hilo que se incendia.
Así escribiré.
Y aunque caiga sobre mí toda la violencia del mundo,
y aunque la muerte me lleve cada vez más lejos,
y aunque recuerde el nombre perdido del comienzo,
así,
escribiré.


Fragmento de "Escrito a Fuego" de "El lugar del Principio",
1998 ENRIQUE SOLINAS

¡Interpreta este poema más allá de lo que yo pudiera decir de lo que significa el escribir! ¡Vivan los días en que uno se tropieza con líneas así!