domingo, julio 13, 2008

Una reminiscencia



LLEGADA AL MAR...

Dibujé un aire una casa una espesura

para echarme a volar sobre el bosque

parapetarme tras un árbol y ver pasar

el canto que tuve para ti... solo

renegando de su soledad lunar

Planté un saludo en medio de un ocaso

que se fue volviendo lumbre calor llama

volcán arrasador... y en el aire

el fuego y el vuelo se juntaron

me tejieron una sombra que se parece

a los versos que a tu amor

los caprichos de mis ojos le dictaron

Restañé heridas y misterios

de esta piel que se ha revuelto

y contraído tras la urgencia

de aquello... que nunca llegó

y me fui cavando en el azul del mar de allá

una nostalgia que con el ocaso... se calmaba

Ahora tengo una casa vieja en la arboleda

un saludo desde el mar azul y de colores

un fuego abrasador que ya no arde que se apaga

y una nostalgia que en tu amor cabalga

que tal vez... por tu amor espera





Una nostalgia de 2002

1 comentario:

lichazul...elisa dijo...

francisco

la nostalgia a veces nos pesa como cadena de barco
pero la llevamos orgullosos
porque nos recuerda lo hermosos que fuimos