viernes, agosto 08, 2008

Algo similar




A ALGUNA SOLEDAD

De manera infaltable la soledad ataca
en la monotonía intensa de la noche
a mi cuerpo sudoroso que se desvanece
en el calor y el ocaso que se fueron,
y a mi mente que de fríos padece
con tu ausencia, mujer de mis afectos.
Me quedo estéril y sin tiempo
en la calidez de estos silencios,
en la frialdad de estos sucesos,
y me pierdo cual juguetes de niño
en los gritos que no tengo.
No hay rescate de otras añoranzas
mientras saboreo un café espeso
desde una ventana que proyecta
el alba que se acerca cantarina
entre las nubes... a lo lejos.

IV/2001





En esta mañana... algo similar me alentó a volver a
vivir este poema

4 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

cuando la soledad llega...
sólo nos acompaña el tic-tac imperturbable
y la memoria hace su entrada triunfante:-)

un abracito de paz

Camille Stein dijo...

soledad, como un grito sordo que atenaza la garganta... viaje solitario y sin rescate

un abrazo

César R. Lino A. dijo...

En las noches, la ausencia del ser amado, nos hace padecer un frio singular, creo que es la frialda del amor.

María dijo...

Hola:

Me ha encantado este poema que habla de la soledad, y desde luego que volveré a visitar tu blog, gracias por visitar de nuevo el mío, y puedes volver siempre que lo desées.

La soledad puede sentirse de muchas maneras, puede ser elegida, que es la más beneficiosa que cuando deseas estar sólo para pensar, escribir, etc, que siempre viene muy bien, o, también, y cuando es peor, soledad porque no tienes a nadie al lado, o, incluso, compartida cuando te sientes solo estando acompañado.

Un placer haber estado en tu blog.

Un beso.