sábado, enero 24, 2009

Reciente divagación

Comparto con ustedes una divagación reciente:

"Los olvidos innombrables se aproximan y, de tanto estar cerca, ya parecen amigables. Lentamente he abierto mi cuaderno y dejo que las letras desgranen este sinestar, mientras mis manos y mis ojos musitan aprendidos poemas que no sabía que me supiera, pero que están vivos y hasta escondidos dentro de mí. Ayer, por ejemplo, me asomé a la última página de un libro azul de letras plateadas y hasta el signo de la última página que en una tarde a la luz de un postre entregué, se devolvió de pronto y se instaló en mí para volver más urgente mi nostalgia, más evidente mi melancolía y más artera esta ausencia que campea noche y diariamente por mi cuerpo y por estas manos vacías. Los labios dicen palabras y están a la orden del día, pero añoran los días y las tardes y las noches en que podían misteriosamente llenar de miel su oído y su piel, y místicamente adorar sabores que produce y evoca mi memoria."

*************************************

Y en medio de esos altos en el camino, me "tropecé" con este poema hermoso del peruano Manuel Scorza (Lima, 1928 - Madrid, 1983), que dice de lo mucho que vagamos por el mundo desde niños, y luego todo lo que extrañamos lo que éramos... una vez crecimos:


EL DESTERRADO

Cuando éramos niños,
y los padres
nos negaban diez centavos de fulgor,
a nosotros
nos gustaba desterrarnos a los parques,
para que viéramos que hacíamos falta,
y caminaran tras su corazón
hasta volverse mas humildes y pequeños que nosotros.

Entonces era hermoso regresar!

Pero un día
parten de verdad los barcos de juguete,
cruzamos corredores, vergüenzas, años;
y son las tres de la tarde
y el sol no calienta la miseria.
Un impresor misterioso
pone la palabra tristeza
en la primera plana de todos los periódicos.

Ay, un día caminando comprendemos
que estamos en una carcel de muros que se alejan...

Y es imposible regresar.


Todo parece estar del lado de la esperanza pero ella... es como dice Julio Flórez:

“Nunca satisface ni se alcanza
la dulce posesión de una esperanza”

Y entonces TATATD HECHEIYHMADU


3 comentarios:

CONRA dijo...

Hola Francisco:
Las dos, pero la esperanza es la esperanza. ¿Cuál deseas tú? ¡Que hermoso! Que gran ingenio y beldad tiene.
He leído el poema del poeta peruano Manuel Scorza, me gustó tanto, que lo busqué en Google y me encantó aún más: "Serenata"
¡No puedes salir del jardín
donde mi amor te aprisiona!...
Pienso comprar sus poesías.
Gracias por compartir un poco de ti y de Manuel Scorza.
Muchos saludos.

Gizela dijo...

Hola Francisco.
Qué linda tu divagación, linda y conocida en su esencia.
Creo que somos muchos los que ya sentimos amigables a los olvidos que cuelgan de nuestra alma, dándole más peso a nuestros pasos.
Muy hermoso el poema de Manuel Scorza.
No lo conocía, buscaré mas de él, para leerlo.
De nuevo, fue todo un placer pasar un ratico, por este mundo tuyo
Besos y feliz domingo
Gizz

PIER BIONNIVELLS dijo...

Me has emocionado!!.
Has llenado mi corazón de cometas de colores mientras te leia..
Es un poema precioso..
Espero que te encuentres bien.
Te dejo abrazos.