lunes, enero 19, 2009

Tiempo & Rutina



En una entrega plena de poesía que me llega puntualmente de Gabriel Impaglione, encontré este poema con más de 50 años de escrito, cuyo texto me hizo reflexionar

Ricardo Pozas Horcasitas

México, 1948

Incertidumbre

Ando entre palabras,
a ver
si algún día,
me digo

lo que busco




He estado pensando en decirme tantas cosas, y algunas de ellas pasan por:
  • Cumplir los propósitos de 2009 hechos a la luz del 31 de diciembre de 2008.
  • Publicar mi libro que, creo, ya tiene título para ese cuerpo de cuatro partes.
  • Cambiar la rutina, porque he redescubierto lo rutinaria, estrecha y desierta que se vuelve esta vida cuando uno tiene un trabajo o un oficio fijos que generan formas repetidas de actuación, que sólo están en nuestra siquis.
  • Definir algunas amistades como tales, rescatarlas o dejarlas ir para mejores tierras.
  • Botar (salir de) todo tipo de equipaje viejo (papeles, ropa, libros) de más de cinco años sin voltear a mirar o a usar.
  • Regalar libros viejos que pueden servir para que otros lean pues ya están leídos y creo que la generación que viene no los va a leer
  • Organizar los estantes de poesía de mi biblioteca, máxime con los libros que mi madre me regaló.
  • Ingresar a clases de Photo Shop para generar más diversión en la creación de imágenes y en la confección de algunas otras, con base en las miles de fotos que he tomado.
No sé si en estos "decires" hay parte de una búsqueda inacabada, pero creo que es una parte como para empezar.

--------------------------------------------------

Un poco para reforzar la idea de este post, comparto con ustedes algo publicado recientemente en el periódico E1l País de Madrid y reproduciod por EL TIEMPO en Colombia

EL TIEMPO Manuel Vincent – El País

El tiempo no existe. El tiempo sólo son las cosas que te pasan, por eso pasa tan deprisa cuando a uno ya no le pasa nada. Después de Reyes, un día notarás que la luz dorada de la tarde se demora en la pared de enfrente y apenas te des cuenta será primavera. Ajenos a ti en algunos valles florecerán los cerezos y en la ciudad habrá otros maniquíes en los escaparates. Una mañana radiante, camino del trabajo, puede que sientas una pulsión en la sangre cuando te cru
ces en la acera con un cuerpo juvenil que estalla por las costuras, y un atardecer con olor a paja quemada oirás que canta el cuclillo y a las fruterías habrán llegado las cerezas, las fresas y los melocotones y sin saber por qué ya será verano. De pronto te sorprenderás a ti mismo rodeado de niños cargando la sombrilla, el flotador y las sillas plegables en el coche para cumplir con el rito de olvidarte del jefe y de los compañeros de oficina, pero el gran atasco de regreso a la ciudad será la señal de que las vacaciones han terminado y de la paya te llevarás el recuerdo de un sol que no podrás distinguir del sol del año pasado. El bronceado permanecerá un mes en tu piel y una tarde descubrirás que la pared de enfrente oscurece antes de la hora. Enseguida volverán los anuncios de turrones, sonará el primer villancico y será otra vez Navidad. La monotonía hace que los días resbalen sobre la vida a una velocidad increíble sin dejar una huella. Los inviernos de la niñez, los veranos de la adolescencia eran largos e intensos porque cada día había sensaciones nuevas y con ellas te abrías camino en la vida cuesta arriba contra el tiempo. En forma de miedo o de aventura estrenabas el mundo cada mañana al levantarte de la cama. No existe otro remedio conocido para que el tiempo discurra muy despacio sin resbalar sobre la memoria que vivir a cualquier edad pasiones nuevas, experiencias excitantes, cambios imprevistos en la rutina diaria. Lo mejor que uno puede desear para el año nuevo son felices sobresaltos, maravillosas alarmas, sueños imposibles, deseos inconfesables, venenos no del todo mortales y cualquier embrollo imaginario en noches suaves, de forma que la costumbre no te someta a una vida anodina. Que te pasen cosas distintas, como cuando uno era niño.

Hasta pronto

P.D.: La publicaición o entrega de poesía a que me refiero al prinicipio de este post es "Isla Negra" Casa de poesía y literaturas. Suscripción gratuita. Lanusei,Italia.
Dirección: Ga
briel Impaglione. Publicación inscrita en el Directorio Mundial de Revistas Literarias UNESCO revistaislanegra@yahoo.es http://isla_negra.zoomblog.com

Si quieren inscribirse, es genial.



Me despido con una imgen que refleja ese algo que ronda mis poemas
HECHEIYHMADU

2 comentarios:

Angelitta!! dijo...

hooola muchas gracias po tu visita.... estaremos leyendonosss... bye

Kellypocharaquel dijo...

Hola Francisco, nuevamente gracias por regresar a mi blog!!! Los árboles Palo borracho, aquí se los denomina con ese nombre, son iguales a los que mencionas...
Tu trabajo es maravilloso y que este 2009 te traiga lo anhelado.
Te invito a visitar mi web:
www.kellypocharaquelmdp.com.ar
Buena semana
Besos
Raquel