miércoles, abril 08, 2009

Dos reflexiones de semana santa que no tienen que ver con la semana santa



Una reflexión tiene relación con este personajes que habla sobre desatender la poesía. José Martí, (28 de enero de 1853, La Habana, Cuba -- 19 de mayo de 1895, Dos Ríos, Cuba) Autor de sus Versos libres (1878-1882), y su ilustración de belleza con los versos que hacen la canción que desde niños todos hemos oído de "Guantanamera":

"Con los pobres de la tierra
Quiero yo mi suerte echar:
El arroyo de la sierra
Me complace más que el mar."

"¿Quién es el ignorante?
¿Quién es el ignorante que mantiene que la poesía no es indispensable a los pueblos? Hay gentes de tan corta vista mental, que creen que toda la fruta se acaba con la cáscara. La poesía, que congrega o disgrega, que fortifica o angustia, que apuntala o derriba las almas, que da o quita a los hombres la fe o el aliento, es más necesaria a los pueblos que la industria misma, pues ésta les proporciona el modo de subsistir,
mientras que aquélla les da el deseo y la fuerza de la vida." José Martí (Ensayos sobre arte y literatura)


Yo me pregunto: ¿Qué tanto aporte estoy haciendo para hacer de la poesía ese bienamado reino? Yo sólo sé que creo que en mi sangre vagan gotas de poéticas de muchos tiempos que me compendian como ser de versos, "hecho de palabras", y en una declaración y un grito que pegué ya hace un tiempo... POETA



Y el otro, T. S. Elliot, (St. Louis, Missouri, 26 de septiembre de 1888 - Londres, 4 de enero de 196. Poeta, dramaturgo y crítico anglo-estadounidense. Representó una de las cumbres de la poesía en lengua inglesa del siglo XX. En 1948 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura) nos habla de los poetas, de cierto tipo de ellos, de quienes saben tomar "prestado" lo que no les pertenece. Él, autor de sus célebres cuartetos, donde nos regala este fragmento:

FOUR QUARTETS
Little gidding

(...)
In the uncertain hour before the morning
Near the ending of interminable night
At the recurrent end of the unending
After the dark dove with the flickering tongue
Had passed below the horizon of his homing
While the dead leaves still rattled on like tin
Over the asphalt where no other sound was
Between three districts whence the smoke arose
I met one walking, loitering and hurried
As if blown towards me like the metal leaves
Before the urban dawn wind unresisting.
And as I fixed upon the down-turned face
That pointed scrutiny with which we challenge
The first-met stranger in the waning dusk
I caught the sudden look of some dead master
(...)

CUATRO CUARTETOS
Little gidding

(…)
En la hora incierta antes de mañana
Cerca del final de la noche interminable
En el fin recurrente de lo sin fin
Después de que el oscuro palomo de lengua llameante
Hubo pasado bajo el bajo el horizonte de su mensajera
Mientras las hojas muertas tintineaban aún como estaño
Sobre el asfalto donde un ningún otro sonido había
Entre los tres distritos de donde subía el humo
Encontré a alguién que andaba, araganeando y apresurado
Como empujado hacía mí lo mismo que las hojas metálicas
Que no ofrecen resistencia al viento urbano de la aurora.
Y así que escrute aquel rostro cabizbajo
Con esa aguda ojeada con la que desafiamos
Al extraño recién conocido en la penumbra vespertina
Capté la súbita mirada de algún maestro muerto
(...)
(Traducción de Vicente Gaos.)



Nos regala esto:

"Los poetas inmaduros imitan, los poetas maduros roban, los malos poetas desfiguran lo que toman, y los buenos poetas lo convierten en algo mejor, o al menos en algo diferente. El buen poeta integra su robo en un todo de sentimiento que es único, patentemente distinto de aquello de lo que fue arrancado; el mal poeta lo estampa en algo que no tiene cohesión. Un buen poeta tomará prestado generalmente de autores lejanos en el tiempo, o extranjeros en la lengua, o de intereses diversos." T. S. Eliot




Yo después de esto me pregunto: ¿Qué tipo de poeta soy yo? Yo que me inspiro en versos de otros y pongo los epígrafes, yo que devaneo con los sonoros acordes de otros, yo que me solazo en el franco chascarrilleo de otros montaraces... ¿Yo de cuáles soy si en ese camino existe la posibilidad de que la miel de otros versos haga de mí su adepto instantáneo? Tal vez... no lo sepa, pero a la vez, no es importante. Creo que lo real es cómo me siento: Poeta y nada más.

3 comentarios:

Geni dijo...

Buenos días querido amigo,me ha encantado ser la primera en leerte esta mañana.
Un besito.

Alan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SILOE dijo...

Y yo me pregunto...¿ importa ser una clase espacial de poeta?... ¿importa pertenecer a un determinado grupo de literatos?.. yo no creo que importe, , lo de veras importante es escribir desde el sentimiento, describir tus inquietudes, compartir ese sentir en forma de letras, utilizar el lenguaje como vinculo entre seres que sienten las mismas inquietudes..
Un saludo, Reme.