miércoles, noviembre 25, 2009

¿Qué tan "Infante" es este poema?



Una pregunta suelta...

sin respuesta





Más bien, que hable el propio poema... por mí






¿INFANTE?

Hay brillos en mis ojos que se apagan
El silábico mundo / monocorde
estampa su dualidad de ley
Se estampa en el espejo
un rostro que no me pertenece
pero es el mío... hoy
Tengo un rictus más profundo
Uno que nadie siquiera ve
pero que siento en su ardor
Las formas son presentes
las soledades tienen pasados
Hay un destajo de esparcidos sueños
que van moldeando esta otra faz
que ve mi prójimo / que ofrezco
¿Se evade la vida?
¿Se asume la vida?
¿Se vive lo que llega?
¿Se escoge cómo vivirla?
Son destellos de preguntas
que apuntan a una mágica solución
que sólo existirá cuando apacigüe
este infante corazón...
que llora
llora y se compadece
Mañana saldrá el sol... ¡Eso lo sé!




También sé que saldrá la luna y que el mar me espera... eso lo sé





4 U

6 comentarios:

KUBAN dijo...

Mañana saldrá el sol, eso algo que tenemos seguro, pero hay veces que no sale y hay que buscarlo adentro. Magnífico, poeta. Un abrazo.

Paco Alonso dijo...

El sol y la luna salen siempre, y aunque no salgan, estan siempre, como tus poemas.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Ana dijo...

Preciosa composición...

Muchos besitos.

SILOE dijo...

La esencia de la vida es hacerse preguntas.. sin importar las respuestas...
Y el sol sale siempre para todos...
Un beso, Reme.

Alicia María Abatilli dijo...

Todo te lleva a seguir buscando, el sol, la luna y fundamentalmente el mar.
No dejes de preguntarte.
Alicia

Clara Schoenborn dijo...

Sin inquietudes la vida perdería su razón de ser. Un abrazo poeta.