viernes, febrero 03, 2012

Esos patios de mi viejo

Se avecina una fecha en que murió mi padre allá en mi Santa Marta, y se me ocurrió publicar esta poesía llena de un describir su alma, su vivir, nuestro vivir en casa, y su forma de enfrentar la vida… hasta que fue segada.





ESOS PATIOS DE MI VIEJO

Muchos años han corrido por mi pecho
desde las inhabitaciones de esa casa.
Cuánto hace que la dejamos
y aún vive dentro de mí.
Intacta... lozana, detenida,
como en los momentos en que yo la recorría.
Pero ella ya se ha desmoronado
como yo mismo en esa instancia.
Tendrá todos los años de mi mirada
que la recuerda porque en sus patios
transcurrió mi vida feliz, incomparada.
Era bajo esa frescura de su árbol inmenso,
donde repisando sus chanclas viejas,
con ojos entrecerrados quizás por lejanías,
que salían sus bocanadas de humo,
por entre dedos que a fumar nunca aprendieron.
Fue en su único baño donde se oía su canto
y en el patio del frente donde ardía
la ilusión de sacar adelante su carro.
Sentado en una banca bajita de madera
donde debajo guardiaban los perros,
disfrutaba su sitio favorito de descanso
añorando desde sus ojos que imaginaban barcos,
otras rutas de cargamentos, aventuras y batallas,
ésas que nunca tuvo y que nunca se tuvieron.
Mi viejo, con su manguera regaba otro patio,
cuidando con esmero los limones y el grosello,
el tamarindo, los guanábanos, el ají,
las plantas aromáticas y sus doce cocoteros.
Fue su casa y nuestra pero nunca nuestra fue
porque era religioso el pago del arriendo.
Y entre hierros, estallidos del tejo,
flores de verano, cultivos de patilla y de melón.
se iban los años... y hasta los miedos,
mientras los hijos desfilábamos, de a uno,
algunos al colegio... y otros como yo,
rumbo a otros horizontes de ensueño
a tratar de conquistar un mundo desconocido
que se pensaba era el futuro... de los buenos.
Noches y días de insomnio y de fuego,
de fiestas, de asados, de jolgorios sinceros,
en medio de las paredes de ladrillo... se vivieron
más todo lo que permitían los árboles del viento,
al levantar el polvo de los vecinos y del patio nuestro.
Así... entre recordaciones de buenos y malos momentos
vive mi nostalgia pegada a su sonrisa a veces de niño bueno,
que por muchos tiempos escasa, de alguna forma la conservo
como otro de los inciertos tesoros escondidos
en el fondo de lo barriles repletos de hierros viejos.
¡Ay! Padre mío... Cómo saco a relucir hoy
todos los instantes que se quedaron detenidos
en medio de los patios y el solar de aquella casa vieja
que se nos cayó encima dos, tres o cuatro veces,
llegando a medirse su caída hasta en quinquenios,
y donde con tu callada vieja -mi mama-
dejaste grabada la mayoría de los actos
con que me enseñaste muchas de tus facetas
pero también la mayor parte de tus desaciertos.
¡Viejo querido! ¡Vieja de mi alma!
Desde este frío de octubre montañero,
vagan por entre los irrepetibles patios
toda mi nostalgia de lo que feliz y triste
se vivió a la luz de todos los no dichos te quieros,
que se han grabado perfectamente aquí en mi ser
para que yo los celebre urgentes y casi reales,
                    con lágrimas y atragantamientos,
entre ese amor que se tiene a los recuerdos.




Un poco en imágenes quiero recrear el ambiente vivimos con mi viejo, pero como está ahora… con su mar Caribe y todo ese sol, sombrío y casas de ayer... pero que lo son hoy también




Saludos grandes, AMOROSOS y calurosos a mi familia: mis hermanos Marco Tulio, Martha Lucía, Luz Stella, Carlos Hernán y Luz Marina, y  mi vieja Marina, allá en Santa Marta






















Paz para Francisco Pinzón Sanabria, allá donde está

15 comentarios:

Ibeth Hache dijo...

Hola Francisco, déjame contarte que mientras te leo se me vienen vagos recuerdos del abuelo que aún tengo por fortuna.

Me gusta tu forma de expresar tus añoranzas porque se siente el clima, la armonía, tu infancia.

Tus fotos son geniales, ya te dije que me gustaría viajar.

Te dejo un abrazo grande, grande.

Aniagua dijo...

Precioso poema de recuerdo..
Dulces letras las tuyas

Maja Arboleda dijo...

Que bello es recordar aunque las lagrimas rodaran por esas mejillas que a lo largo de la vida no dejan de ser visitadas, leyéndote me remonto a esos tiempos que ya no volverán pero que se quedaran gravados para siempre en el alma...

Como siempre es un placer leerte, gracias por pasar por mi casa por hacer ahora parte de ella y por tus palabras, que siempre llegan al alma...

Ire dijo...

Que bonito.
Gracias a tus letras me he trasladado un poco a tu mundo y eso amigo siempre es grato. Un abrazo muy grande :)

MiLaGroS dijo...

Muy bello y entrañable. Abrazos.

ALMA dijo...

Hermoso homenaje!!!

Me ha gustado mucho la poesía, y la siento como mía, porque a pesar de que tu papi vivía en el caribe, me hizo recordar al mio, que vivia en las pampas argentinas y dentro de muy poco tiempo, recordaré su cumpleaños. Creo que a través de la poesía tenemos un hilo conductor en común

patxi dijo...

Grandioso homenaje el tuyo que con orgullo se llevará tu viejo consigo allá donde esté.
Me encantó leerlo,fue emotivo para mi,me recordó a mi viejo,con el cual no pude compartir sus últimos minutos de vida.
Abrazos.

Jorge Toro Salazar dijo...

Gran poema, lleno de inolvidables recordaciones que jamás escapan del alma.

Felicitaciones.

Criss dijo...

Hola y Gracias Francisco: Mientras leía, me sentí niña sentada en esa banca bajita donde guardiaban los perros. Pero salvando las distancias y el tiempo, no en tu Santa Marta añorada, sino en el campo pampa de Las Armas, Buenos Aires. Y al lado de Ignacio mi padre.
Letras que hacen vivir los recuerdos las tuyas y fotos que apuran el deseo de viajar
Gracias nuevamente.
Todo el cariño y un abrazo enorme

Leandro Tics dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leandro Tics dijo...

Que buen poema
23091011
Leandro martin martin

Clara Schoenborn dijo...

Paz eterna para tu padre, Francisco, a quien le has hecho un maravilloso homenaje poético. Un abrazo.

Knightden dijo...

Sumamente interesante tu forma de escribir. De un poeta a otro mis felicitaciones

www.divareos.wordpress.com

Niños dijo...

La poesía, los recuerdos, la familia.. son cosas distintas pero muy relacionadas, me ha gustado la entrada que pongo como nombre, la familia es lo mas importante.
Un saludo!

Anónimo dijo...

HOLA nuestro blog se llama "CRONICAS DE UNA PRINCESA ENCANTADA" un rincon de poesia femenina...donde ELLAS pueden expresar todos sus sentimientos con el arte de la escritura, encontraras poemas memorables, poemas para el alma, con los que te sentiras identificada...VISITANOS