sábado, diciembre 21, 2013

Paradoja de Instantes


"De color el instante..."
-----------------------------------------------------------------------------









PARADOJA DE INSTANTES

De lo fútil y asordinado
en la caverna de los muertos
a la mañana que es nueva aún
... flotan en el aire
sones de tambores y alientos
de guerreros de la conga y el chandé

El sol tiene la amnesia
que lavan los aguaceros
y en una forma imperturbable
me muestra cómo brillan
por entre el surco y el desorden
las gotas en el pétalo vivo
de la azalea y la rosa trémula

Todo el tiempo
es un comienzo y un fin
una desazón y un olvido
una esperanza y un recuerdo
... la eterna paradoja
que se explaya ante ojos
de propios y extraños
entre seres dormidos
y otros como yo
... camino del cadalso

Francisco Pinzón Bedoya ©







sábado, diciembre 14, 2013

Por infinitésimos


"Me sirves para mucho,princesa..."
------------------------------------------------------------------------------ 







POR INFINITÉSIMOS

El corazón del delirio
está llameando en mi caverna
desde este costado... espejo de nubes
con que amaso día a día mis cuitas
cada vez que intento vivir en ti
Y si por algún olvido incierto
de la suerte o del destino
                       llegas a vivir en mí
algún instante de otros tiempos...
mi delirio se salta el corazón
invade mi distenso cuerpo
sale a volar...
y por unos infinitésimos...
se conjura tras la promesa
de alguna paloma mensajera
que le traiga...
                       algún furtivo beso

Francisco Pinzón Bedoya ©






sábado, diciembre 07, 2013

Una carga de agrado

"Todo se te parece..."
------------------------------------------------------------------------------- 








UNA CARGA DE AGRADO

He inventado un mundo
de caligrafías altisonantes
con claves oblongas
que rebotan desde los cueros
de algún tambor remoto

Llevo a cuestas / a diario
ese fruto a veces lacustre
y en otras... pleno de inciensos
en mis noches plagadas de asedios

No porque pese como aire
y que en orden desfilen a ratos
dejan de tener el mismo canto
que hace sonrojar mi cuerpo
y llena de placer mi sangre

Camino atento entonces
hacia la magia que se acerca
con poca frecuencia
a libar de aquello
en que cabe... mi alma

Francisco Pinzón Bedoya ©





domingo, diciembre 01, 2013

Fragmentos de poemas (publicados en Facebook)

"Un principio feroz
--------------------------------------------------------------------------- 





FRAGMENTOS DE POEMAS


De cuaderno

Tiene su tempo
Llega y se queda
Pasa y se aleja
o hunde sus garras en mi torso
y pone marcas indelebles
que alejan el olvido
¿Tú... cuál eres?


De olvido

olvidarás tu nombre y tu sendero
cuando aparezca tu sol y veas mis lunas
dentro de la órbita de tu deseo


A cientos de millas

Hueles a verso fresco
a sonrisa no dicha
a caricia inventada
en alguna noche de frío
a sorpresa y soledad
a cantos gregorianos inexistentes


De uno antiguo

Me lleno de un aire tibio
uno como de inocencia
que se pasea por la piel
por las manos que padecen
ausencias consuetudinarias


De uno marinero

Quiero darle un masaje a tu alma
que noto oxidada y falta de una caricia
como si a tu alrededor no creciera sino
la noche sin el día / el mar sin su playa
como si en cada paso los dedos se estrenaran
en el camino de otra tarde... de sol


De uno mariposa

Aunque no te guste
que te mire como esa mariposa bella
que va dejando su belleza en el aire y no
como si fuera yo... sólo ese paisaje


De uno de utopía

Me llenas el verso de juventud
me plagas la piel de recuerdos
de tiempos en que tenía tu misma sonrisa
y menos carga sobre los hombros


Francisco Pinzón Bedoya ©








"Un fin exquisito..."
--------------------------------------------------------------------------- 


domingo, noviembre 24, 2013

Te abrazo / Me abrazo

He deambulado por muchos otros yoes
buscando tal vez, el camino perfecto….




"A la deriva... perdido"
------------------------------------------------------------------------------------- 







TE ABRAZO / ME ABRAZO

“…miré y era yo / vestido de mí…”
Jorge Bianchi

Hoy me vine a estar conmigo
como queriéndome remendar
de ésas las viejas soledades
antiguamente cosidas
a ese silencio que apabulla
Me he visto ojeroso y arrugado
tal vez lelo y un poco sin dentadura
Me he abrazado con afecto
desde mi mirada de azules
hasta mi mirada de ojeras
Estoy lleno de preguntas incompletas
pero me las voy quitando una a una
como quien le va sacando hilachas
a alguna colcha inconsútil con mil usos
y las voy enrollando en pequeñas bolitas
que tiro al aire con soplos desde este yo
y con suspiros harapientos del otro lado
Me quedo recostado a mi otro hombro
y empiezo a ver cómo cambio
con el calor de mi otro cuerpo
Sé que me hace falta esa caricia
y muchas más ausencias se me revelan
y por eso me la entrego sin condiciones
Me veo florecer poco a poco / lento quizás
mientras tomamos juntos un café cargado
y luego –como una fuente cantarina-
a dos voces: una ronca que despierta
de un silencio casi milenario
y la otra mía / simpática y afable
que parece de la noche / del mar y sus junturas
Y ahí… al calor de un ron caribe
nos contamos a veces los mismos sucesos
sólo que vistos desde polos opuestos
y nos parecemos: tan curiosos / tan bellos
Luego… descubro que soy el otro
y que lo único que le falta a mi cuerpo
a mi alma amarga y macilenta
es mi otro cuerpo lleno de flores
de versos / de colores / de fragancias
de agrados / de espigas y de vientos
Y me voy despertando y me veo sonreír
como desde un limbo enmohecido ya
después de haber equivocado
algún camino andariego
a este otro yo que hoy me abraza
me toma / me ríe
lo abrazo / lo tomo / le río
y sigue de fiesta… conmigo

Francisco Pinzón Bedoya ©




"La fiesta está conmigo..."
----------------------------------------------------------------------------------- 




domingo, noviembre 17, 2013

Una mañana de diálogo conmigo

Algunas mañanas reflexivas, al filo de un café, aparecen algunas palabras que voy poniendo en papel.  Aquí les presento unas de las más recientes.



"Rodamos por entre preguntas"
------------------------------------------------------------------------------------- 




UNA MAÑANA DE DIÁLOGO CONMIGO

En estas mañanas inacabadas, cuando saltan desde mí las dudas existenciales e íntimas, agradezco al espejo lunar y a este agrado que permitan esta unión con mi yo esencial, con esa forma de vida real que –enquistada- pocas veces dejamos salir.

Ella agrega más desazón a la inquietud, más preguntas sin respuesta, más caminos a aquello por venir, que no se ven sino cuando se sigue sólo uno, el de la rutina.

Unos pasos onerosos, díscolos, desafiantes frente a inciertos más profundos, pasan sin algunas voces de urgencia que ya no acosan y que -tal vez- se han solucionado solas: el éxito, la riqueza, la paz interna, los hijos, el dejar huella, el academicismo, la bon vida...  temas que “están resueltos” en lo relativo a dar brillo a lo “válido”.  Ahora sé que el tiempo, ese loco e inasible verdugo, quien manda y controvierte toda suerte de enigmas, y el estar ahí, se aparecen como las verdades sobre esa especie de mentiras que de cuando en cuando nos decimos... y hasta nos creemos. Las volvemos, sin sopesarlo mucho, banderas del discurrir diario.  Después descubrimos el oropel que las cubría y que ese volar en un aire cierto no lo era tanto: el deber cumplido, el trascender, el orientar, el legar,  el conseguir “bienes” (males tal vez) que sólo lo son en la medida del disfrute, en fin... la armonía con los demás pero sobre todo con ese yo interior, al cual ya no engañamos, participa de las decisiones. 

Quizás la madurez es tocar lo extremo la noche que es preciso enfrentarlo para volver a la raíz.  Creo ahora que es un andar necesario, uno que no se aprende por contagio con otros seres; tal vez ellos tengan más rutas por resolver.

¿Vivimos arrastrados por el tiempo para otros o queremos vivir para nosotros mismos? Es posible que la respuesta consista en eso.

Francisco Pinzón Bedoya ©



sábado, noviembre 09, 2013

Tanta...

"Regálame tu sol que gira..."
--------------------------------------------------------------------------------------






TANTA...

Es como meter la luz
al fondo de una jaula
para evitar que se vaya
hacer que vuelvas
y declares (así de sencillo)
que con lo que relees
en las pocas tardes contigo
revivo en tus sueños
y en tu piel de abismos
que recorres mi noches
y ahondas en la heredad
de un destino
cocido a la pérgola
donde dejo descansar
tanta añoranza...
tanta

Francisco Pinzón Bedoya ©








sábado, noviembre 02, 2013

¿Cómo se decide?

"Miles de niños mueren en las calles"
--------------------------------------------------------------------------------- 




¿CÓMO SE DECIDE?

¿Y qué pájaros cruzan el cielo?
¿Qué nubes oscuras nos circundan?
¿Qué sol estalla en nuestras cabezas
cuando en otra sombra
una deformante unción de bajeles
toma la vida de un niño
o se mofa de quien en medio de su humo
mendiga el pan que no aparece?
¿Dónde se definen esos sinos?
¿Dónde se compran esas y otras víctimas
para mantener el hambre de carne
dentro de las murallas infestas de heces?
¿Dónde se decide quién pasa y quién no
en aberrantes maneras de trasiego
bajo el alero del mismo dios?
¿El de todos? ¿el de otros?
Mano que indefine quién canta y quién no
quién se posa en la sombra
y quién se achicharra al sol
¿Vodevil de suredades?
No tengo respuestas…
sólo más preguntas

Francisco Pinzón Bedoya ©





Tanto horror
Tanta desidia frente a gente indefensa

Tanto asco social…

domingo, octubre 27, 2013

Mi alma paradojal

"De espaldas al futuro..."
--------------------------------------------------------------------------- 





MI ALMA PARADOJAL

Ayer, hoy... en estos días,
estoy alegre donde no está mi añoranza
y añoro estar donde no estoy con mi alegría.
Me siento eterno en el morir del nuevo día
y muero al amanecer de la eternidad.
Desaparezco en la soledad más recurrente,
recurriendo a buscar insanamente
los besos que no hallo en compañía.
Duramente me busco estar blando
para cuando llegue el juzgamiento,
he de tener menos explicaciones
y más sensaciones y sentimientos.
Tengo la eterna confusión
de quien se sabe infinitesimal
ante el bien poemante que hace mal
o ante el querer amar sin preguntar,
si eso tan recibido se espera
o si se recibe después de tanto esperar.
Soy, desde mi tumba, un muerto vivo
que debe vivir para siempre
en los fondos ultramarinos
de este ser existencial que añora
tener más carne y menos espíritu
para las noches de frío interno
ante la inmensa orilla de mi mar.
En fin soy el extremo más confuso
que como el otro, alguien pretende
escuchar, amar, pero tener lejos
de su garra que transporta
y a la postre... termina por estallar.

Francisco Pinzón Bedoya ©








Todos en el fondo somos almas plenas de paradojas...