sábado, febrero 08, 2014

Desde el piso 15

"Vienes de piedra y serás piedra..."
------------------------------------------------------------------------------------- 





DESDE EL PISO 15

Uno quisiera escucharse llevando gritos de reclamo al miedo, a los mitos, a los dioses, al status quo, a la ciudad, al sistema que engulle a quien no coincida con su marcha.

A uno se le antoja, en muchas veces, decir de los oprobios y de las inequidades, y no necesariamente de la justicia porque es una palabra prostituida, sino de las formas más sociales que contravienen y ahondan en lo que pasa.

Pero a uno el corazón en el tiempo le queda pequeño y entonces... todas las palabras por decir se vuelven aguacero y las no dichas se van directo a las alcantarillas del silencio donde nada se dice ni nada se objeta.

Es pensándose desde la sala 1501 y tras el cristal y la temperatura controlada que no creo que uno pueda escribir desde el dolor de las entrañas porque va a sonar como una jeringonza que a nada lleva y que ni siquiera es leíble.

A uno entonces no le queda sino enfilar hacia otras estrellas el lápiz y el cuaderno, para que digan de ese otro universo que se lleva dentro, en donde hay guerras –un poco más peregrinas quizás- que acaban por salir en la punta del trazo, para descanso del poeta y para bajar la presión... y que un día, no explote.

Francisco Pinzón Bedoya ©









3 comentarios:

Maria dijo...

Uno quisiera ser tu oprobio, uno quisiera ser bastantes cosas...Saludos

Administrador dijo...

Cierto, desdee la Sala 1501 y desde cualquier otro sitio, controlada o no su temperatura, muchas palabras por decir se vuelven aguacero y las no dichas se van directo a las alcantarillas del silencio donde nada se dice ni nada se objeta. Hay demasiadas palabras inútiles, vacías y armadas con todo tipo de muerte, para que sbrevivan entre ellas las palabras del viento. Pero allí en ese silencio se van acumulando los suspiros, los sueños, los pétalos de las flores que fotografías, sus pistilos y estambres, algún día germinarán en un lenguaje que nos permita entendernos como hermanos.

Mª José dijo...

Solo tú cuentas esas cosas con tanto mimo
Besos