sábado, agosto 30, 2014

Bicolor

Dalia de la majestuosidad combinada
Miraglo en su efusividad cromática


Preséntate ante el mundo
sin domicilios / sin resabios

con alevosía

Valiosa flor...
valiosa a mis ojos





"Exuberante"
--------------------------------------------------------- 

Rosaditas

Cuánto detalle
Cuánta ternura
Cuánta fragilidad
en tanta belleza

Unas que plagan las retinas
.... sólo de quien se acerca


"Rosaditas"
----------------------------------------------------------------------


domingo, agosto 24, 2014

Brevería Nº 24


La belleza que no vemos

Un acercamiento a el pistilo y los estambres de un San Joaquín, da a este entorno mío un toque de poesía mayúsculo

"En su tamaño normal, no es notable"
------------------------------------------------------------------ 



"Dándonos su perfil, tampoco se nota... se los presento, miles de detalles"
---------------------------------------------------------------------------------------------- 


En el paso de un instante




EN EL PASO DE UN INSTANTE

El instante deja paso
a recuerdos en conserva:
el dulce sabor de tu cuerpo
la risa de tu ensalmo
la sombra de tu puerta
el temblor de mis labios
la fuerza del salobre en mi garganta
… y mi amor de madrugada
que acaban de pasar como ramalazos
como ventisca de agosto
como presagio de olvido
sobre una mar mía
que se agita… y se va

Un repique y un adaggio
una tuba y un dragón
son formas oníricas
y dérmicamente activas
de sentir tus andares de pasado
y tu forma infierno de estar
de tomar tus rumbos sin hallarme
con elusivas maneras de seguir
y construirte sin que lo notaras
y… sin que nunca te enteraras

Francisco Pinzón Bedoya ©





"Cuatro que se quieren"
-------------------------------------------------------------------




Así divaga mi sombra
así tiembla la belleza de las flores 
que ven a esos dos lejanos
como flores en un ramo
… en el camino de su muerte

miércoles, agosto 20, 2014

Dulzor





DULZOR

La vida con que inunda
       tu vida la mía
parece copiarle al alba
       sus colores de versos
                   todos los días
Se presentan en su dulzor
       tus manos de fragancia
y ese canto mineral
       donde de barro
                   soy como sustancia
                               ante tu prendar
                   de nube
                               de sol
                                          y de holocausto
Nada tengo así parece
       desde este ruedo de nostalgia
       que aplaco
                   pecaminosamente
con dosis necias
       de infaltable idealidad
Pero...
       bajo este día opaco y gris
                   nada detiene
                               mi verso festival
                                          que se alegra
                   con tu vida en mí
                               y con mi dulzor
                                          en tu sangre

Francisco Pinzón Bedoya ©





"Dulzor de una atractiva bromelia"
------------------------------------------------------------------------------ 

sábado, agosto 16, 2014

Lirio nostálgico



¿Una flor que llora

o un amor que se entrega

en medio de sus lágrimas?






Siempres...


"El Rey y la Reyna"
----------------------------------------------------------------------------- 




SIEMPRES... PARA UNA FLOR



Siempre hallaré nuevas formas de estrecharte

entre las callejas de mi poesía poblada

de arreboles y fieles desparpajos de mar

Siempre estaré floreciendo lunas que evoquen

este septiembre tan lleno de mis sombras

y de tu luz de presencia que me sana

Siempre estarás entre mis fuegos cantadores

porque contigo podré entrar a un nuevo bar

batir mis alas pedir un bolero o un tango

y bailar abrazando mi libro blanco

que está plagado de pétalos de las flores

del jarrón tuyo de todos mi ensueños

Siempre... será una palabra que se reciente

cuando hago estas promesas con mi mano

entre estas teclas que vuelan y se crecen

si algo las incita si algo las despierta

y esa flor madrugadora de luna... eres tú


Francisco Pinzón Bedoya ©




jueves, agosto 14, 2014

Mariposa de gris colorido







Tiene los tonos de un hermoso poema pleno de vida

Bromelias quindianas

En el Jardín Botánico de Calarcá, Departamento del Quindío, Colombia, se haya una suerte de joyas de belleza sinigual. No dejen de visitarlo.  Es una experiencia sensorial llevada a su extremo mayor. 

Este será el primer post de una secuencia que pretende ilustrar su maravillosa belleza.  


"Bromelia 1"
--------------------------------------------------- 



"Bromelia 2"
--------------------------------------------------- 

Es pura "poesía vegetal"


miércoles, agosto 13, 2014

A la antigua


Como dice Roberto Carlos
"Yo soy de esos amantes a la antigua... que suelen todavía mandar flores..."

marzo 2002
Francisco Pinzón Bedoya ©



"Campánulas"
------------------------------------------------------------ 


Foto tomada en Santa Elena, corregimiento de Medellín, el 10 de agosto de 2014

Como la primavera


"... puedo decirte que estoy como la primavera, flores de mil colores salen a mi alrededor y el calorcito que ha comenzado a llegar, me cobija y protege..." 

marzo 2002
Francisco Pinzón Bedoya ©





"Brillan en su colorido"
------------------------------------------- 

Foto tomada en Santa Elena, corregimiento de Medellín, el 09 de agosto de 2014

domingo, agosto 10, 2014

La poesía de un ser mayor: las flores

Una lágrimas de color

Un universo de astromelias

y un testigo de excepción...

yo




Foto tomada en Santa Elena, Medellín
agosto 9 de 2014

Las mejores horas




"las mejores horas para soñarte

tienen menos luz

aunque llegues tenue

en el frescor de la mañana

... tras mis rejas"


Francisco Pinzón Bedoya






"Todo campanillea a mi alrededor..."
-------------------------------------------------------------------------------------------- 





Foto tomada en Santa Elena, corregimiento de Medellín, el 09 de agosto de 2014






jueves, agosto 07, 2014

Al ritmo del viento

Al ritmo del viento

ellas crean esa poesía visual

ese encanto que vive

más allá de la retina






De la memoria fugaz

"Tal vez así vemos hoy el ramo que regalamos ayer..."
--------------------------------------------------------------------------------------------------------







DE LA MEMORIA FUGAZ

Todo caduca y termina de una forma fugaz que apenas descubrimos.  El reloj se empecina aunque se vuelva paisaje.  Las franjas de anaranjados y salpicaduras de nubes de azul vienen a confundirse con los recientes colapsos de la vida y con el olor pútrido que se quedó enquistado en el último entierro o en el paso por la ciénaga.
El entorno marca con su huella un presente que de repente no nos pertenece.  Hay como una ley no escrita que pretende uniformizar la experiencia única del paso por esta parte infinitésima del orbe.   No nos queda ya ni el rastro de lo leído e imaginado, sólo a ratos las evidencias del dolor reciente, y una sarta de retales que cargamos.
El olvido nos va dejando aislados, los hechos se colorean o se borran.  Repetimos películas y les disfrutamos aunque algo por allí nos esté diciendo que ya las habíamos visto.  Se deshacen, como primer síntoma, nombres, fechas, palabras con significados precisos de los cuales sí nos acordamos, sucesos, resultados de algún partido, fiestas y... luego, y más terrible, caras, condiciones, historias y otros desafectos, que nos dicen del giro del tiempo –ése inapelable juez- por los huesos, los músculos, los sentidos y hasta el cerebro.
Como en estrellas lejanas de luz parpadeante se nos van convirtiendo los recuerdos: selectivos, lacerantes, amistosos, desdibujados, borrosos, contradictorios, confundidos, espantosos algunos, y tal vez lejanos los dolorosos, y hasta “patéticos” los románticos.  Las citas de los libros se van volviendo como los amigos: arrugados, contrahechos, malolientes a ratos, y hasta llenos de polvo y soledad.
Quizá somos lo que recordamos y seamos para otros la manera en que nos recuerdan.  No hay una esencia única en la imagen que creemos ser.  Nos presentamos uno distinto para cada ser que nos recuerda.  Para la sociedad somos esos pedazos de evidencia de lo que de nosotros hay en cada uno de los cercanos.  Sólo para nosotros, en la intimidad, negamos lo que nos dice el espejo y, más que eso, lo que nos grita la conciencia y la caterva de lo que llevamos allí de un equipaje, uno que podría ser amargo o limpio y dulce, o una inmensa mezcla de cada uno de esos sabores.  Es en todo caso, una escogencia, una decisión que hacemos, entre ser felices en el paso aleve por este tiempo que en suerte nos tocó o no.  Tarde descubrimos que eso que rememoramos es la vida, es la parte minúscula que tenemos, y de lo cual: no hay más.
Es una lección dispendiosa ese aprender, muchas veces tarde, de que eso que nos sucede es lo que nos ha sido dado con la palabra vida.  No hay más que esta sucesión de pequeños detalles, hasta indistinguibles uno del otro, y que al juntarlos es lo que somos y hemos sido.  Nos falta decidir lo que construiremos con cada uno de los que están por venir: de eso depende el poder llamarnos seres felices.
Si uno se abstrae de las necesidades primarias y las da por satisfechas, ese ser feliz tal vez no pasa por donde queríamos y de eso que atesoramos, sino por otros lugares más plagados de pequeños delirios y suspensos; pero sí se está en la vecindad de los conceptos de confort y satisfacción, independientemente de lo que para cada uno ellos sean.
El olvido es un instrumento que los individuos usamos y las sociedades replican.   Desterramos de nuestro círculo a quien creemos que no nos conviene, y así lo “borramos” de nuestras vidas, y la sociedad define otro tanto, aunque el efecto sobre el sujeto sea tajante y sin atenuantes.  Ese entramado social es el sustento del individualismo en cada condición que el sujeto tenga.  Algunos se ganan un sitial en la memoria colectiva, no tanto por lo que dicen sino por lo que hacen, aunque en el caso del escritor, el decir y el hacer son uno solo. 
La mesa está llena de manjares servida, cada uno la aprovecha según lo que aún queda.  Ojalá que la poesía logre salvarse, como una tajada de esas que no se borran por lo gustosas. Tal vez la huella del verso vuelva a ser ese vestigio y sirva como la guía del camino o como regocijo en él, pero no para anclarse y quedarse allí.  Hay que avanzar al ritmo del orbe.  Es voluntario, lo sé, pero me insto a vibrar con el canto del mundo que lleva en sus alas la propia vida.

Francisco Pinzón Bedoya ©
17-18/VII/2014







lunes, agosto 04, 2014

Poema marino soñado



Ese relax

Ese atardecer

Ese "sin tiempo" ni lugar

es un sueño
que a veces... se da







* Foto tomada en Zuana Beach Resort - Santa Marta (Colombia), mayo de 2014









domingo, agosto 03, 2014

Al sol

Una invitación al sol

a la vida y sus contrastes


a dar un respiro a la rutina





Combate

Y como dos gladiadores en disputa

o como tratando de poseer a una hembra

para el que gane el asalto...

estas dos aves del paraíso de trenzan

en enfurecido combate





Sólo un ganador

mis ojos que estaban allí

en ese mediodía

De hoy...

Tanta belleza dispuesta para que la libemos

Tanto color en una simpleza


Tanta evidencia de algo bello




Es en sí misma... un poema

sábado, agosto 02, 2014

Dicen de la poesía, pero...

"En busca de significados..."
------------------------------------------------------------------------------ 







DICEN DE LA POESÍA, PERO...

"La poesía no sirve para nada
me dicen"
Elicura Chihuailaf


Que "la poesía no sirve de nada..."

y yo miro y siento las espinas

donde hasta me ha crecido lenta

una rosa rosa en el pecho

Que la poesía "nada cambia"

pero en mis manos se posan alas

de algunos versos migratorios

que van siendo distintamente maduros

a medida que envejecen conmigo

Que la poesía "es lo que no dice"

y a mí se me atascan los vocablos

del cuerpo cavernoso en que añoro

noches de conversar y de entallar

ese rumor de voces que me habitan

Que la poesía "es un hondo rumor de inexistencias"

y entonces... yo suspiro y admiro cómo

por entre los dedos viven uno a uno

los espantos y los dioses creados en la faz

de algún capullo con cara de soneto

que se ha ido a despertar mi sueño de ese ser

que ya no existe / que ya no existe

Que el poema "es un cubo de granito,

mal tallado, rugoso e insaciable

y yo... cincel y martillo recién estrenados

frente a mi pedazo de masa por decir

fuerte e inexpugnable... siento que me habla

me alienta, me instiga, me desafía...

y se recompone en piedra de miles tonos

Y así... dicen... dicen... dicen...

Entonces...

¿quién me dice ahora...

     lo que un poema es?



Francisco Pinzón Bedoya ©