SENTIRES EN MÍ MENOR

SENTIRES EN MÍ MENOR
Libro de Poemas de Francisco Pinzón Bedoya - lanzado en noviembre de 2017

domingo, marzo 03, 2019

Inicio







INICIO

Dibuja su sueño en letras, se embelesa con las voces que lo invaden como si ellas lo deshabitaran de sí mismo.  Van saliendo renglones y renglones, no tiene cortapisas.  Estalla de júbilo y escribe, escribe, escribe.  En eso, la mañana lo sorprende mientras los papeles que lo rodean ahora cobran otro tono, ya no tan amigable.  Tiene una sonrisa que por primera vez le dice que está cansado.  Empieza a ser un habitante de su noche como lo había querido.  Cree con firmeza que lo que escribió debe ir a la nevera porque luego, con la técnica y otros aditamentos que ha estado volviendo suyos en esas sesiones de El Aprendiz de Brujo, lo va a mejorar, a dar forma, a decir para ser leído.  Tiene conciencia de que esto apenas empieza.  Ya empieza a dejar atrás esquemas y reglas que están tan entronizadas que le ha cuesta mucho esfuerzo dejarlas de lado: el horario, el deber, el qué dirán, el cómo luce y esa correlación de colores, lo que esperan otros, el miedo a no solventar sus necesidades y la de los suyos, en fin, aquello que fue su estructura mental durante décadas.  Ya empieza a habitar cada nuevo día como uno nuevo.  Tener esa conciencia lo hace sonreír y se ilumina cada segundo de esta mañana en donde ya escucha el rodar de aquellos que aún viven en esa máquina infernal del progreso y del desarrollo, y por ende, del salario.  Ganarse con qué sobrevivir es la mayor preocupación que cree que va afuera entre todos esos sonidos de buses, carros y motos.  Es la sensación de un renacer, de un rediseñarse, de la conquista tanto tiempo esperada.  Toma su ser y la naturaleza lo lleva directo a su cama, ese aditamento tan simple pero tan llamador.  ¡Buenos días!”, en lugar de... “¡Buenas noches”!


Francisco Pinzón Bedoya ©
febrero 18 de 2019