sábado, diciembre 20, 2014

Rondadura

"Un tono de tu espalda"
----------------------------------------------------------------------- 




RONDADURA

Estoy en este momento pegado a ti
golpe de badajo en la noche taciturna
Veo esas mariposas rodear tu cadera
pegarse a esa jaula que se abre mortal
como dejando rodar unas gotas de miel
que impúdicas buscan sus vértices
algunos iridiscentes y angelicales
y otros... el disenso del mundo racional
El olor que me recorre es de los dos
¿Es el tuyo, es el que se parece a mis recuerdos?
No lo sé... pero lo recibo
Tal vez tu boca abisal donde me pierdo
me reciba en cada uno de los rastros que dejas
Una estela de luz y de sombras se entreteje
con la partida de mis ansias hacia una llegada
sin retorno / sin afanes / con mi talante mas antiguo

Francisco Pinzón Bedoya ©













jueves, diciembre 18, 2014

Tremor

"Infinitos desafíos"
--------------------------------------------------------------- 





TREMOR

Sé desearme escondido de la magia
y del pregón que los saltimbanquis anuncian
o de la luna que cuando a deshoras se oculta
hace clarividencias en miles de seres que la aman
Casi como morar la misma tierra en que se deshacen
nochemente las tormentas que arrecian
sobre el filo del sueño y la nada
Sé estar imperceptible en la aurora o en la lluvia
para no volver a encontrarme ni yo
y que así no haya una existencia que recordar
por parte de los nadies que se han quedado atrás
... pero lo que no puedo
es dejar de estar arrobado con esta insania
que recorre la sangre a trompicones de tambor
cada que esos ojos descienden del cielo
y se posan por infinitésimos
en el temblor que generan mis pupilas

Francisco Pinzón Bedoya ©







miércoles, diciembre 10, 2014

¿Te he descubierto?

"Marinera de las flores"
-------------------------------------------------------------------------------------------------- 











¿TE HE DESCUBIERTO?

¿Es una bienvenida a la soledad de tu cuerpo?
Es probable que sea solo la sombra de tu árbol
¿En qué pasos andará tu piel de mar?
Tal vez llena de presagios e imagos de caribe
¿De qué forma se pronunciarán en tu mitad
tantas noches de desvelo sin sentido?
Como en otros tiempos... una querencia de arreboles
¿En cuál país anidará el pájaro de tu errancia fugaz?
En ese que se ve desde la torreta del castillo
¿Cómo será estar sentado a tu vera sin que notes
que es tu olor a mujer quien me mantiene?
Una ansiedad disminuida y ampulosa
¿Qué importa si en mi poema te desnudo?
Es una apuesta a que el brillo de los ojos no miente
¿Es un vuelo de mis labios hasta tu cintura?
Puede ser el cante extasiado del verbo y el arrobo

Parece que en esta tarde de lluvia
se cultiva una sonrisa nueva
que es más que lo que las manos alcanzan
Tengo tus flores en medio de mis palmas
Así te siento / como repasando tu geografía
como una canción que a veces se escribe
y no deja de estallar en este abismo
como sonido de caracol que añora el aire
Ahora... en el oleaje del beso añorado
percibo tus dedos en la arena de tu mar
como una caricia que se apresta a tomarme

Sonrío... me explayo... canto
Soy ése que en noches de insomnio
rememorará esta sesión con toda su delicia
Creo que luego / en otras fases de luna y vino
habrá una fiesta despiadada
sobre esa piel de altares divididos
Me extravío en tu silueta
y en esa aureola de risa con que sueñas

Leo hasta mis preguntas sin destino
que se devienen de alguna nube oblonga
que aún sin saber fomentas
en amaneceres que pasan por mi verso
cual curva primigenia o un deleite de tu ritmo
o quizás... de esa promesa de un mañana

Francisco Pinzón Bedoya ©








Todo el tiempo hallamos belleza


sábado, diciembre 06, 2014

¿Y qué decir de la magia?

"La disyuntiva"
-------------------------------------------------------------- 








¿Y QUÉ DECIR DE ESA MAGIA?

En el aire del recinto
las voces del color se vuelven hilos de tinta
sobre un papel de poca monta
Las imágenes se retrotraen
a ser los recuerdos del que escribe
Los olores de ese instante en la nuca
bajo ese ensortijado cabello
caen en la caja de un diccionario
Ese suspiro delator de emoción
se aviene a ser descrito con un único vocablo
siendo que no hay dos iguales para ese otro
que se va en su galope hacia el nunca jamás
Las manos en su retirada de esa piel
y ese siseo amoroso de un detente
deben esperar su turno
e invocar toda su paciencia
para estar en la escena que ese bardo
exhibe con impudicia y sin la oportunidad
de que se le contradiga
Los afanes y el polvo / el calor y el mar
empiezan a ser sustantivos iguales
que deben vestirse de los adjetivos
que un manual de poemar denigra
...
y allí en medio de la nada
ese mago hacedor de artificios
de la obligación de detener
el engranaje de ese tiempo fecundo
de despedida / de un adiós posible
de unas entrañas revueltas
de una caricia dejada artera en el aire
de unas lágrimas que nunca se vieron
de un vacío que perdurará por años
es entonces... el desafío
de tener una muerte distinta
a esa en que en  instantes vuela
entre los pliegues de un susurro
...
si no lo logra
habrá muerto en el intento
aunque nadie podrá borrar ese rictus
que sólo a él dice
de las formas inconclusas
al intentar plasmar eso imposible

Francisco Pinzón Bedoya ©








Los avatares del poeta


jueves, diciembre 04, 2014

Llegas a mi sed

"Ingrávida"
------------------------------------------------------ 




LLEGAS A MI SED

Te imagino una y otra vez
con tus preguntas de seda
con tus ojos niños e inexpertos
sentidos con su fluencia natural
Tienes ese tono que me llama
el de tus versos, el de tu curiosidad
el de tu ritmo nuevo, el de tu piel llena
Pienso en ti y en el lenguaje poético
que también me invade cuando curioseas mi ser
Yo repaso y admiro el tuyo
con una elocuencia que me supera
Febril y enajenado me acerco a ti
como un descubridor de lo limpio y sutil:
tus pezones bellos / tu alma delatora
tu angélica oralidad de líquidos
Esa majestad que se derrite
y ese cante que gime en tu vientre
seré en las demás noches tibias
Vendrás con tu tersura
con tu voz de intermezzo
con tu flagelo rutilante sin quererlo
a copar de una vez mis ansias
y en esos encuentros se creará la música
de un universo que se me antoja
… infinitamente nuestro

Francisco Pinzón Bedoya ©








Una sed que se cuece en alguna parte
lejos de la razón pero sí


cerca del delirio