lunes, marzo 19, 2012

Así... a mi lado

"Lado a lado"
------------------------------------------------------------------- 






ASÍ... A MI LADO

Bailan mis dedos antiguos,
sedientos, lentos y a oscuras,
por mi ánfora única,
por mi lozana piel atónita,
cual dicotomía de presentes
atados, locos, a tu mágica cintura.

Lejos te sé pero cerca veo
desde mi torre... tus pies descalzos.
No veo nada más pero siento
tu piel pegada a mi cuerpo.

Se atraganta con tu pelo,
mi voz que te encanta en su verso,
seductora, miel a tu oído lejano,
dorando tus miedos con calor supremo
del color de tus pequeños gestos.

Sigo jugando, bailando en mí,
desde mis manos y mis húmedos dedos,
derretidos ambos en tu recuerdo
que en esta distancia me huelen
a musgo brillante de estrellas,
a flor jazmín de cometas,
transeúntes con olor de deseo.

Te oigo sofocarte... allá sin mí,
con solitarios viajes, que interpreto,
en mi noche desde tus labios carnosos
que almacenan tus besos lustrosos
para este amante loco de siempre,
para el amante de murmullos sedientos.

Y luego, silencioso... soy impetuoso
y vertiginoso... me vuelvo juguete.
Ahora... eres todo en mis dedos.
Ahora... eres palpitar de desfogue.
Ahora... eres mis manos de fuego
en mi cuerpo ebrio temblando
y de mi cuerpo... todo escapando.

Y sigo con tu olor, tu risa... llorando,
me guardo mis gritos, tus auroras de arrullo,
para cuando estés... desnuda a mi lado.
Pero, lejanía y distancia, ahora eres
tu cuerpo mojado... tu cuerpo desnudo.
Y al final... te imagino rendida a mi noche
con esta fiebre que te he contado,
y te anhelo sonriente, serena y llorosa,
perpleja y real... dormida a mi lado.

Francisco Pinzón Bedoya ®
2000


----------------------------------------------------- 


Gracias a quienes me visitan y me siguen... ese número >900 es un desafío y una alegría gigante...



 "Extra grande"
------------------------------------------------------------------- 

11 comentarios:

Aniagua dijo...

Un gusto leerte,. poeta magnífico
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por tu magnífca poesia, realmente divina tierna y apasionada......me creí tu musa!..besos..

Paula Cruz dijo...

Bella poesía, rebosada de un sutil erotismo que envuelve. Un placer leerte. Saludos desde Uruguay.


Paula

Graciela María dijo...

Realmente me encantaron los poemas... Felicitaciones amigo.
¿Las imágenes también son producciones de tu autoría?
Me parece todo el conjunto genial, con originalidad y cargado de pasión.
De mi parte soy de Argentina y también escribo algo, pero muy humilde. Igualmente tengo un sitio personal, un poco olvidado por ahora, debido a una serie de cuestiones personales, pero me encantará en el futuro, si deseas colaborar compartiendo alguno de tus escritos.
http://vida-reflexion.webcindario.com/

mathymer dijo...

Divino viaje hacia el placer, bien dibujado a través de tus letras Fran,es extremadamente grato pasearse por la belleza de tus poesías, realmente se siente todo cuanto plasmas en ellas. Besitos poeta hermoso!!!

Anónimo dijo...

TENERLA AHÍ, SIEMPRE. MUY BELLO POEMA.
UN ABRAZO

Rembrandt dijo...

Tu poesía siempre tan tierna, apasionada y sensual me cautiva, realmente tienes magia mi estimado Fran, no sólo por tus palabras sino tbn por el artista que llevas dentro.
Precioso blog y no dudo, seremos mucho más que novecientos.

Besos desde este mi lugar y lo mejor para vos.
REM

AMBAR dijo...

Hola Francisco.
Paso a saludarte y me encuentro con este precioso poema, siempre disfruto de tus poemas y pinturas, pero los versos que nos regalas hoy son de ensueño. Gracias.
Unn abrazo.
Ambar

CECILIA dijo...

Francisco.. Feliz de haber descubierto tu poesía.. maravillada..

Hoy mi día se ilumina de una manera especial!

Un abrazo!

Anónimo dijo...

le estoy siguiendo, me encanta, soy una nueva admiradora de su trabajo, gracias

Anónimo dijo...

http://universoromanticoyinfinito.blogspot.com.es/
sinceramente me enamoran sus poesias es fantastico, le dejo aqui mi blog, me gustaria que le echara un vistazo y me diera su opinion, se trata de relatos, pero me encantaria que me dijiera si ve algo bueno en mi, o no, un cordial saludo