viernes, julio 06, 2007

DE LA ESCRITURA DE RAFAEL FAUQUIÉ BESCOS – ESE GRAN VENEZOLANO


De lo que de escritor he ganado leyendo a Rafael Fauquié Bescos, extracto y comparto un aparte de la introducción de sus ensayo: “Arrogante último esplendor”, Caracas, Ediciones Equinoccio de la Universidad Simón Bolívar, 1998, 75 pp.

En la escritura todo fluye siguiendo un derrotero que termina convirtiéndose en único itinerario posible. La escritura es cuerpo vivo: universo de signos y formas en constante relación. La escritura trepida, serpentea, vuela y alcanza siempre un final: el único final posible, el único final indudable. Por la escritura, tratamos de organizar el interminable conocimiento que permite cualquier tópico.

Escritura para decir y decirnos: en voz baja o en voz alta. Escritura para asomarnos al mundo y explorarlo desde la particularidad de nuestra subjetividad interior, de nuestra mirada y de nuestra palabra. Entre la reafirmación de un orden y las impredecibles aventuras del azar, entre los fríos vericuetos del caos y las cálidas predicciones de la armonía, entre la posibilidad de los resultados impredecibles y el presagio de las conclusiones va moviéndose el ritmo apasionante de la escritura: orden y azar de palabras y voces, de conceptos e ideas que siguen el flujo de su propia vitalidad
.”

En mi caso, escritura para abrazar, para decir, para estar sin estar, para dibujar sin pinceles, para cantar con notas de silencio, para llegar a lo escondido, para empezar lo que de otra manera no es posible terminar... Escritura para tener lectores y hacer presencia en el alma de ellos... Escritura para sanar y hacer catarsis del mundo y sus dolores... Escritura para amar... y en fin, en mi caso escritura y escritores, siempre estarán...

Cierro este post citando a Rafael (perdón por la familiaridad) frente a su credo en la poesía: (De “Puentes y voces”) “La poesía, que merece vivir en todas partes, también merece hacerlo en las universidades. Universidades capaces de aceptar a la imaginación como una de las formas más amplias de la sabiduría humana; capaces de aceptar, también, que razones poéticas y científicas pueden coexistir porque unas y otras no son sino complementarias expresiones de lo humano; universidades en condiciones de permitir a ciertos seres de palabras trabajar con dignidad el hallazgo de su voz, y, también con dignidad, expresarlo. Quizá he idealizado el espacio universitario. No lo niego: es el lugar donde he trabajado por veinte años. El lugar en que me he sentido feliz de poder escribir, siempre en sosiego y en asilo, mi propia palabra”.

¡Qué bueno tener un sosiego y un lugar habitado sólo por la palabra y su enorme poder, y despertar así a la vida y al todo! ¡Gracias Rafael Fauquié! ¡Gracias por todos los aportes que has hecho a mi vida de escritor, inmensamente desconocido... aún para mí! ¡Gracias por tus "metaforizaciones"!

2 comentarios:

Mayte Guerrero dijo...

Me alegro de que se haya abierto un nuevo puente entre España y Colombia, gracias a las letras.
Nos gustaría mucho saber más de lo que tienes que decir al respecto. He echado un vistazo a tu blog, Francisco, y te seguiremos la pista.
Muy buena referencia la de Rafael Fauquié a propósito de la escritura.
Te invito a que hagas una reflexión acerca de tu modo de ver la poesía para nuestro blog, si te apetece. Nuestro mail: elc@letraclara.com

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Yo conozco a este tal Rafael Fauquie y tengo que decir que es un acartonado y pomposo profesor que ejerce su engreida cátedra en la USB. ¿Qué coño hace un filósofo dando clasesitas chimbas de lenguaje en una universidad tan hipercientífica y tecnócrata como la Bolivar? La respuesta es muy simple: parasitar.

Lo que el enseña es tan inútil como ser filósofo. Además su prosa al escribir es tan rimbombante y ridícula como el discurso que da Cesar Leal el hinchado personaje de la novela "Ifigenia" de Teresa de la Parra. Todos en la Simón ya sabemos derivar e integrar, en cambio su aburridora y pretenciosa materia sobresaturada de filosofía ,estoy seguro, ya la habrán olvidado los que sin querer han caido en su aula.

Por ultimo quiero recalcar que aquí arriba en Sartanejas a este "saco de plomo" lo conocemos muy bien ,y es un secreto a voces, que el usa una forma muy particular de evaluar: Si eres mujer tienes pasada la materia. Y si eres mujer y de paso estás bien buena ten por seguro que el te pone 5 ( La máxima calificación en la Simón) así tengas mil errores ortográficos y escribas el material mas impresentable del mundo. Fauquier ¡¡¡ por favor!!! no seas tan sátiro, las muchachitas de la Simon rara vez pasan los veinte años de edad podrían ser tus hijas, ten un poco de ética, se objetivo al evaluar. Eso es muy feo. No enseñes vainas tan ladillas y sin utilidad para la carrera. Enseña gramática, prosodia, ortografía en fín enseña cosas prácticas y útiles. A una adolescente de 16 años que quiere ser ingeniera electrónica le sabe a m. Ciorán y todos esos grises materiales que obligas a leer. Esperando que controles algun dia tus hormonas se despide

Erinnia.

PD: