domingo, noviembre 04, 2007

POR ALGO ME QUEDÉ SIN ALGO POR DECIR

Trato de relatar algo y apenas enmudezco me doy cuenta de que aún no he dicho nada. Algo maravillosamente luminoso y denso permanece aún en mí y obstruye la palabra. ¿Es acaso la lengua, que no entiendo, y que paulatinamente debo interpretar en mi interior? Había acontecimientos, imágenes, sonidos, cuyo sentido de entrada radica en uno mismo, que fueron no tanto tomados, sino reducidos a palabras, y que más allá de las palabras, son aún más profundos y plenos de sentido que ellas mismas.

Sueño en un hombre que olvida las lenguas de la Tierra hasta no comprender cuanto se dice en ninguna de ellas.

¿Qué hay en el lenguaje? ¿Qué esconde? ¿Qué le sustrae a uno?...”


Fragmento tomado de - El clamor de los ciegos - ELIAS CANETTI, de un foro literario que existe en http://www.sanchezdrago.com


En esta noche, cuando algo así me pasa, por casualidad o por eso avatares que uno fuerza a que ocurran, Elías Canetti viene con su explicación de lo limitado que hoy me he sentido para decir lo que no sé cómo decir... Creo que a muchos nos ha ocurrido... pero aún así no es siquiera renunciable el deseo de escribir, de decir, de hablar con el lenguaje que tenemos...



Una noche como éstas
Lleno yo de escozores y tristezas
Tengo el lenguaje como trampa...
Tengo mi corazón hecho una queja

No es siquiera renunciable...
No soy capaz / Es tan potente y tan cierto...
pero hoy... no sé
TA HECHEIYHMADU

1 comentario:

rs dijo...

~ ¿Y Entonces, la Poesía? ~

Estoy hasta los huevos
de poetas.
De libros comentados
con reseñas
que son intercambiables:
"el poeta flirtea con el lenguaje"
o "reinventa la vida",
por ejemplo.

Todos cuentan, ya ves, la misma mierda.
¿Qué cojones nos pasa?
Asentimos detrás de los estantes
tragándonos los vómitos del otro.
Por mi parte, yo espero llegue el día
en que un niño
pregunte al fin y de una puta vez:
¿Y entonces, la poesía?

Hasta entonces, dejad de molestarme.

(c) Rafael Sarmentero.