lunes, noviembre 09, 2015

Juventud

"Nuestro tesoro: Familia Pinzón Bonilla"
------------------------------------------------------------





JUVENTUD

Tú que juegas con ella y sin alarde
y con gran pasión y anhelo, sublimemente la derrochas.
Para ti que el tiempo -esquivo y extraño-
ni siquiera vale, ella hermosa luz no existe.

Tú que lloras cuando hay que reír,
y ríes cuando hay que llorar.
Tú que lo fácil lo conviertes en difícil,
y lo difícil en fácil.

Tú que un día vives cansada y sin hacer,
y otro, haciéndolo todo sin cansarte,
irrumpes en la paz de la mañana
y en el desafuero de la noche,
con tu sabio disfrute y loca algarabía,
corres, llegas y haces todo ... sin saber.

¡En fin!. Eres como eres y así será siempre.
Cuando encares la evidencia de lo que tuviste
ya no lo tendrás, y solo te quedará
colgado en cada labio y en cada espera,
un consejo para otros oídos jóvenes
que sin ninguna piedad no te querrán escuchar.

Esta contradicción, esta locura creativa
no la cambio yo ni la cambias tú.  Es el destino.
En cada nueva contradicción se renueva la vida,
en otro joven por venir, en otro joven por llegar.

Francisco Pinzón Bedoya ©


Poema del libro ENCUENTRO, publicado en 1999 dedicado a mi hija Paula Andrea Pinzón Bonilla






1 comentario:

Matilde Hernández dijo...

Los hijos, ese tesoro inagotable que nos da la vida, esos que nos roban los sueños y nos contagian de esa energía y juventud que los embarga, haciéndolos únicos. Precioso homenaje a tu princesa Francisco, me encantó