viernes, mayo 05, 2006

ITINERANCIA 1 - Miguel Hernández

Atreverse a decir algo de Miguel Hernández, en la red o en cualquier ámbito, suena a blasfemo y hasta atrevido, pero... ante estos versos... qué no podría decir:

“Cuando te voy a escribir
se emocionan los tinteros:
los negros tinteros fríos
se ponen rojos y trémulos
y un claro calor humano
sube desde el fondo negro
(M. Hernández, 1939)”

¡Oh Miguel! ¡Oh bardo de la luz y la esperanza en la vida! Cada que tomo mi pluma y se arriman a ella los renglones por la acción demencial de mis manos, todo salta con la emoción de hacer de estos encuentros un coro de amores. Yo creo que el adobo completo es el amor... ese ajo que le da el sabor fuerte a lo que tocamos, hacemos y decimos si en nuestras pupilas arde la luz de su arrogancia y de sus incandescencia. ¡Oh Miguel! Escribiste antes de mi nacimiento aquello que hoy es esencia en el soñar y en las letras... que yo vivo. ¡Gracias por tu legado!

De mis "Itinerancias" - Feb 7/ 2006

1 comentario:

bohemencia dijo...

q buen blog!
la verdad no habia leido mucho de Miguel Hernández pero con ese poquito q lei me mato...
pasando de rapidex por aqui