viernes, diciembre 02, 2022

Toda tú


  

 

 

TODA TÚ

 

Tu voz resuena dentro,

se curva como un siniestro,

llena todo como cuba de vino,

arisca como lejana cumbre de abril

 

Tus manos cual pájaros

aletean mi piel de recuerdos,

mis presencias de sueños y añoranzas

y se quedan pegadas de los vidrios

en los afueras fríos bajo algún aguacero

 

Tus pasos rápidos y finos

van delante de mí / en todos mis sueños,

y veo tu cintura cimbreante

y tus posaderas plenas de promesas

acometiendo la más feroz de las batallas

una noche y otra noche

en que fueron las horas atrevidas

los torvos testigos de dos vidas sin pausas

 

Tus ojos llenan mis espacios azules

y me auscultan para que aparezca,

y ya no es la miel sino fuego,

ése que se vierte en mis insomnias

y en esas delirantes frases que escribo

cuando tus ojos, no me miran

 

Pero es esa esencia indefinida,

aquella que rastrea mis suspiros,

la única que funge de festiva

en el castigo y en las juergas

que me doy –a solas-

cuando tu voz, tu piel, tus manos

y las miles de caricias

pasan canturreando por mi lado

porque ya tus ojos... ni me acogen

 

Francisco Pinzón Bedoya ©

2011

 

 




No hay comentarios.:

Aun así

    AUN ASÍ   Ni te imaginas que oigo a Brahms que sonrío como un poseso que hago acrobacias y te dibujo en tres dimensiones repelente y cer...