jueves, marzo 06, 2008

Una clase de tropiezo



Tropieza uno con letras en sus ires y venires, pues es en ese andar donde surgen las sorpresas. Todo tiene qué ver con el asomo irreverente y no planeado a “las letras”. Son ellas aquellas plasmadas en los cientos de libros que rodean mi habitualidad. Primero pasa un libro viejo de mi amado profesor de literatura y español en bachillerato, luego se escapan desde un libro hermoso frases de Mutis desde su Mansión de Araucaima, permea enseguida la estancia los musicales versos neridescos de un canto “A MIGUEL HERNÁNDEZ, ASESINADO EN LOS PRESIDIOS DE ESPAÑA”, y así... rueda el mundo verso tras verso quedando en el alma unas palabras, un son, un timbre, una forma hermosa de atar sustantivos y adjetivos, y de pronto... sin aviso ni permiso... se detiene el alma en su absorta contemplación y he aquí la SOLEDAD del poeta, de ese bardo que para mí, decenios de años después destripa sus versos y casi los siente suyos. Comparto aquello que me emocionó... por haber estado viendo allí a la poesía en su más hermosa desnudez... y amarla como a ella, desde mi silencio y la total entrega de mis manos y mis líneas d cuaderno.



Vino, primero pura,
vestida de inocencia;
y la amé como un niño
Luego se fue vistiendo
de no sé qué ropajes;
y la fui odiando, sin saberlo.
Llegó a ser una reina,
fastuosa de tesoros
¡Que iracundia de yel y sin sentido!
. . . Mas se fue desnudando.
Y yo le sonreía.
Se quedó con la túnica
de su inocencia antigua.
Creí de nuevo en ella.
Y se quitó la túnica,
y apareció desnuda toda . . .
¡Oh pasión de mi vida, poesía
desnuda, mía para siempre!


JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

de su poema
Soledad”


Siguen los tro-piezzos y aún así... me a ferro

HECHEIYHMADU NHNP


1 comentario:

Jenni dijo...

este poema es uno de mis prefes de Juan Ramón...