martes, abril 29, 2008

Mar Caribe y Chile en este post

Hoy, hablando de sueños, se interpuso el color y mis recuerdos tras el velo de la mañana. Nada tenía más tinte de poesía que repasar la de otro ser austral y de llevar a mi alma la mía. Por ello, sólo quiero dar a conocer un poema mío que nació lleno de cantos a la orilla de una playa como ésta de mi Caribe Colombiano, hace más de siete años.






LLEGARÉ A TU SUEÑO

Cuando el sol se oculte por primera vez
a la izquierda de aquel barco carbonero
y cuando la luna se llene en diciembre
al filo de la mejor hora de la madrugada
... y yo esté vagabundeando mi derroche
con el agua y la espuma entre los dedos
correteando cangrejos y otros agoreros
... y yo esté despierto en ese resplandor
saboreando el cantar de los colores
del techo azul que llamamos cielo ...
apareceré de pronto entre la aurora
o en medio de tus noches y tus sueños
para ser contigo el mismo trovador
que entre nuestros brazos prefiere
vagabundear y corretear sin dueño
¡No me dejes de llamar!
¡No te dejo de seguir!
Que para eso se hicieron...
hasta los sueños más pequeños”


Encontré un lugar especial de poesía en la WEB. UN BLOG de alguien que tiene belleza en sus dedos y se hace llamar http://dedosdecarbon.blogspot.com/
"Dedos de carbón, para rayar la vida de poesía". Ella es una hermosa poeta chilena llamada Sylvia Rojas Pastene, dense una pasada por allí, les va a gustar.

domingo, abril 27, 2008

Ulalume

La información que vemos a diario en la Web es efímera per sé. Por allá en 1998 me tropecé con poesía de alguien que no sé si sea su nombre o si exista, Ulalume González de León, y de allí me prendaron dos poemas que hoy –en este domingo estático- rescato para volver a leer cada que revise mi BLOG. Además, dicen más de lo que yo puedo decir de lo que hoy siento.




“Sintaxis”


no tocarte es un silencio

en el discurso de tocarte

pero es una palabra

de la frase de estar mirándote


no mirarte es un silencio

en el discurso de mirarte

pero es una palabra

de la frase de estar pensándote


no pensarte es impensable

como una frase de silencios

interrumpidos por silencios




"Huellas"


Tu ausencia

se espesa si la pienso:

huella visible de tu cuerpo


Tu presencia

borra todas las huellas

quiere ser recordada como luz


La huella de la luz está en un sitio

donde tú

no estás ni presente ni ausente



Sin embargo, repaso lo escrito y tomo Google y le pregunto por Ulalume y... voilá. Descubro que es una ella.Y que nació en Montevideo Uruguay en 1932. Estudió desde niña en el Lycée Français, inició en la Sorbona una licenciatura, con materias de literatura y filosofía, que completaría como oyente en la UNAM y en El Colegio de México. Pero también, desde sus cuatro años, fue introducida por sus padres, los poetas Sara de Ibáñez y Roberto Ibáñez, en la poesía de lengua española, y a los cinco años ya rimaba versos que retenía en la memoria antes de aprender a escribir. Fue en Francia, en 1948, cuando adquirió la nacionalidad mexicana por matrimonio. En diciembre de ese año llegó a México, donde radica desde hace 52 años. Esencialmente poeta, ha escrito también un libro de cuentos, A cada rato lunes, y ha publicado antologías de diversos poetas traducidos de cuatro lenguas: entre ellos, Elizabeth Bishop, Ted Hughes, E. E. cummings, Valery Larbaud, H. D., Camoens, Yves Bonnefois. Su ensayo sobre Carroll -que sirvió como prólogo a una antología que incluye The Hunting, of the Snark y muchos de sus nonsense poems- fue catalogado por la Lewis Carroll Society de Nueva York como el primero escrito en español acerca de ese autor.

"Ulalume González de León pertenece -dijo Octavio Paz- a la familia de poetas para quienes "el lenguaje es una geometría, una configuración de líneas que son signos que engendran otros signos, otras sombras, otras claridades..." (Wow...)

Foto y texto tomados de: http://islakokotero.blogsome.com/category/ulalume-gonzalez-de-leon/

Gracias Ulalume por reescribir para mí

y para esta insania que es más que yo....

pq aún TATATD HECHEIYHMADU

viernes, abril 25, 2008

POESÍA A LA CARTA – Abril 23 de 2008



Como un bálsamo con cara azul de mar, con palabras adobadas con el vino del deseo de estar allí, con siseos y destellos de luz, de música y motivos en bailes y costados, fue el escenario de la poesía a la carta – fino arte gourmet. Todo fue servido como para endulzar el aire y tener en paz el caos con que la mente a ratos amenaza la poesía. Cual prestidigitadores fueron haciendo aparecer vino del aire, platos exquisitos donde sólo había curiosidad de ojos, brillos y biodiversidad. Voces apasionadas y aromas de notas inflamantes de vientos, llenaron el espacio mientras poco a poco, las peticiones de los platos y platillos de aquella carta fueron cerrando filas en torno al Día del Lenguaje. Todo en aquella noche conspiró para que una sombra transparente, cual mariposa azul tornasolada de una selva, sobre el cielo se posara y no permitiera siquiera que la lluvia por allí se apareciera. La danza, los haykús de Basso y Borges, el teatro en caricias extremas, entre cocteles y bebidas de embriagantes versos y fragmentos de historias y cuentos, poblaron las gargantas de quienes desde sus mesas los demandaban. Y todo fueron sentires de tonos, sabores y colores con distintos acentos, desde la amorosa fémina hasta aquella que inadvertida lunfardeaba detrás de un tango milonguero, hermosamente bailado por una pareja que de cuentos parecía. Lo cubano, lo andino, lo internacional y hasta lo urbano y lo actual no podían faltar. La danza de un reguetón de cuatro ninfas de cinturas cimbreantes más Elí Ramírez, fueron el colofón. Y las dos horas de aquel suceso pasaron como un tronar de dedos. Se cree que en las almas de los presentes una lisonja desde el viento y sus sonidos floreció, y vagarán otras hordas de palabras no dichas, por el interior de esas emociones casi reprimidas, en aquel aire que aquella noche se llenó de acordes y de notas de poesía, para honrar la lengua que de otra tierra hicimos propia y a quien le hemos dado brillo... y mucha vida.








Todo era posible aquella
noche... excepto TÚ....

martes, abril 22, 2008

Briznas...

Leo en la introducción de un libro de aventuras ilustrado por un venezolano de colores diversos y tropicales: “CUANDO ME DESPERTÉ, empapado por la lluvia, después de haber dormido seis horas sin sueños, vi que todavía estaba allí.” (Incertidumbre de la proa, Bernardo Rociello), y ello se parece a mis recientes noches, como ese señor que dio origen al título de ese libro de aventuras, José Pedro Díaz ("Navegar", Tratados y ejercicios), cuando establece que “...lo que a nosotros nos importa no es algo que quede detrás de nosotros, sino la inagotable incertidumbre de la proa que, esa sí, no se borra nunca.”.

De ese punto de no retorno que nos marca el camino están hechas nuestras distancias y nuestras cercanías, de ese punto depende el rumbo que tomemos, de ese punto está hecho el rostro azul que se ve tras los cristales de un día de intenso frío. De esas decisiones de hacer o dejar de hacer están hechos nuestros cuerpos como consecuencia.

Nada más inabordable que el para dónde seguir, tal vez una vez tomada la decisión aparece el cómo y ese es otro cuento, pero... ese dilema perenne sobre el que jamás pensamos excepto en condiciones de intenso existencialismo, es un quid que dejamos la mayor parte del tiempo al azar. Las leves briznas del tiempo en la cara, las arrugas frente al espejo, los hijos que crecen y cuando ya lo notamos tienen voz de trueno y acento de “niños grandes”, y la voz interna... son esos llamados a repensarnos en ese “para dónde”.

Me viene a la mente alguna estrofa de Porfirio Barba Jacob en su "Canción de la vida profunda", uno de sus poemas más conocidos, en el cual muestra “la ondeante volubilidad de los estados de ánimo y la perpetua inestabilidad del .ser humano se tornan armonía... en las siete estrofas de (esta) Canción...” (como escribió alguien sobre él)

Hay días que somos tan móviles, tan móviles,
como las leves briznas al viento y al azar.
Tal vez bajo otro cielo la gloria nos sonría.
La vida es clara, undívaga y abierta como un mar.



Brava reflexión divagante este existencialismo que de súbito ha tomado la pluma y este Blog...



Sólo sé que “al viento y al azar”... es un arbitrio al que
me abandono diaria y nochemente
pq
HECHEIYHMADU



domingo, abril 20, 2008

Adaggio


Una hermosa voz...
y esta diciente forma mía
de escribir en las noches de luna
"pa' vos"


boomp3.com

Imagen tomada de: http://2photo.ru/2008/04/18/khudozhnik_chad_robertson.html


HECHEIYHMADU

viernes, abril 18, 2008

Pequeña Crónica - Taller de Creación Literaria




Pequeña Crónica de la Quinta sesión del Taller de Creación Literaria – Escuela de Ingeniería de Antioquia - EIA – abril 16 2008 – Envigado (Antioquia, Colombia)

La noche presagiaba buen tiempo y así fue. El Café del Búho en su quinta sesión del Taller de Creación Literaria esperaba a los participantes. Los más jóvenes de planta ya estaban allí en el Campus, los demás iban llegando como abejas al panal. La Escuela de Ingeniería de Antioquia quería albergar otra vez a aquellos “locos” mixtos que cada quince días compartían aquel sentir, algo lejano a la técnica y a la ingeniería, en aras de crear espacios para otras disciplinas y formar seres más integrales.

William Rouge (su director) llevaba consigo dos libros inspiradores: Tres poetas americanos (Whitman, Dickinson y Williams) y una antología de Octavio Paz realizada por el propio autor (El fuego de cada día), como material para ilustrar el argumento de trabajo de aquella sesión: la inefable condición de pequeñez que embarga a algunas personas frente a la grandeza, y para ello estarían su disposición “Leaves of Grass” (“Hojas de hierba”) y “Hermandad” de Paz. Todo comenzó tras la agradable camaradería que sólo demostraba el gozo de los presentes por estar allí.

La lectura con un “francés” acento rompió la espera y allí arribó Whitman con el fragmento inicial de su:

CANTO A MI MISMO

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que me atribuyo, también quiero que os lo atribuyáis,
pues cada átomo que me pertenece también os pertenece
a vosotros.
Vago e invito a vagar a mi alma.

Vago y me tumbo a placer sobre la tierra,
para contemplar una brizna de hierba estival.

Mi lengua, cada molécula de mi sangre emanan de este suelo, de este aire.
He nacido aquí, de padres de cuyos padres nacieron aquí y
cuyos padres también nacieron.
A los treinta y siete años de edad, en perfecta salud,
comienzo a cantar, deseando hacerlo hasta la muerte.


Y tras las intervenciones desde las sensaciones e interpretaciones de los participantes, se reanudó el trabajo con la lectura del ejemplo de que esa sensación de humana universalidad estaba presente en otros grandes escritores. Allí iluminó la estancia Octavio Paz. Su rastro de belleza llegó pleno, como un ramalazo de dulzura cósmica, con:

Hermandad

Homenaje a Claudio Ptolomeo

Soy hombre: duro poco
y es enorme la noche.
Pero miro hacia arriba:
las estrellas escriben.
Sin entender comprendo:
también soy escritura
y en este mismo instante
alguien me deletrea.


Pequeño pero impactante, como el anterior, su lectura se repitió porque el silencio era más elocuente que los balbuceos que este pequeño dejaba en gargantas, ojos, pieles, corazones, almas y cerebros. No era menos que esperada la alusión a asistir más asiduamente a las cantidades de letras que estos dos colosos deparaban.

Luego, una aplicación práctica en medio de ese aire sensible que se respiraba entre todos los asistentes, diez en total. Unas medias hojas se debían usar en un taller simple pero importante. Cada participante debía escribir tres preguntas por una de las caras de su papel y luego de hacerlo, la mano “barajadora” de Rouge distribuyó al azar las hojas para que cada uno contestara las preguntas que le tocaran en suerte.

Con permiso explícito de los asistentes, éstos son esos conjuntos de preguntas y respuestas, que luego de ser realizado el ejercicio fueron compartidos en voz alta por quien las escribió.







TALLER

Pregunta (P) Andrea Guerrero Restrepo
Responde (R) Daniel Sierra A.

(P) ¿Por qué tenía que pasarme a mí si yo besé primero la luna?
(R) Porque esa era la única solución para hacer lo que hice

(P) ¿Cuántas vidas tendré que vivir para conocerte?
(R) Las necesarias, hasta que te des cuenta de cómo hacerlo

(P) ¿Cuántas lágrimas danzarán con la lluvia el día de mi muerte?
(R) La misma cantidad de veces que pensaste en ti


-------------------------------------------------------------------------------


Pregunta (P) Andrea Tatiana Lemus Cote
Responde (R) César Ruiz

(P) ¿ ?
(R) ... o ¡ ¡

(P) ¿Cómo sé que es amor verdadero?
(R) De la misma forma como sabrás que no lo es

(P) ¿Sin sentir se puede amar?
(R) Sólo cuando hayas cruzado el umbral de la muerte


-------------------------------------------------------------------------------


Pregunta (P) Diana Nieto B.
Responde (R) William Rouge

(P) ¿De qué manera debo dejar de sentir sentimientos que no quiero que pertenezcan a mí?
(R) De la misma forma como el sol se bebe el mar al final de la tarde. Inténtalo como si fueras una tortuga que sabe que debe regresar al mar; reencontrándose con su historia y dejando ir al miedo

(P) ¿De qué color son los ojos del corazón?
(R) El corazón tiene mil ojos y cada ojo es un sol: ojos de sol en el corazón; color sol tienen los ojos del corazón: el corazón mira y lo enciende todo.

(P) ¿Cómo hago para entender pensamientos que aún no existen?
(R) Como cuando te descalzas para tocar la arena y reencontrarte con cada grano de universo; hazlo como si te desnudaras ante la noche más líquida.


-------------------------------------------------------------------------------


Pregunta (P) Daniel Sierra A.
Responde (R) Andrea Tatiana Lemus Cote

(P) ¿Cuántos muertos debo tener para poder merecer tu amor?
(R) Hasta que sólo quede YO

(P) ¿Qué tanto debo imaginar para poder igualarte?
(R) Vivir sin dejarte igualar a nadie

(P) ¿Cómo morir sin hacer derramar lágrimas?
(R) Morir sin decirle a nadie


-------------------------------------------------------------------------------


Pregunta (P) Juan Esteban Villegas
Responde (R) Diana Nieto B.

(P) ¿Qué deben tener mis manos cuando las siento vacías?
(R) Algo que sientas que las puede llenar, hasta el punto en el que te sientas satisfecho

(P) ¿Cuánto tiempo más puedo observar la luna?
(R) Hasta el momento en el cual ya no la veas más hermosa o hasta que encuentres algo más bello que ella

(P) ¿Qué debo hacer al cruzarme con su mirada?
(R) Retirarla porque me sentiría intimidada o tal vez, acercarte y hablar conmigo


-------------------------------------------------------------------------------


Pregunta (P) Andrés Felipe Madrigal
Responde (R) Francisco Pinzón Bedoya

(P) ¿Cuánto debo sentir para amarte?
(R) Hasta que un solo suspiro rime con su risa

(P) ¿Qué vale tu conciencia?
(R) El extremo infinitesimal
de todas las palabras
dichas en un ocaso

(P) ¿Qué es sentirse rojo?
(R) Otra tonalidad
que raramente aparece
cuando la luna te sonríe


-------------------------------------------------------------------------------


Pregunta (P) William Rouge
Responde (R) Andrea Guerrero Restrepo

(P) ¿Cuándo volveré a tener hambre de noches desnudas?
(R) Cuando su piel ya no florezca con la tuya y sólo respires agua

(P) ¿Qué pregunta podría hacerle a mi primera noche en el desierto?
(R) ¿Cuándo el día podrá ser noche?

(P) ¿Cómo beber mi agua de rojo?
(R) Con una pajita de corazones rotos empieza a sorberla hasta que te desmayes


-------------------------------------------------------------------------------


Pregunta (P) César Ruiz
Responde (R) Andrés Felipe Madrigal

(P) ¿Dónde termina el mar de tu amor?
(R) Donde empiece tu lluvia de sensaciones

(P) ¿Cuándo dejará de brillar el sol de tu sonrisa?
(R) Cuando lleguen tus ojos estrellados

(P) ¿Con cuántas tristezas se debilita tu corazón?
(R) Hasta que termines de contar las estrellas de tu amor


-------------------------------------------------------------------------------


Pregunta (P) Francisco Pinzón Bedoya
Responde (R) Juan Esteban Villegas

(P) ¿Cómo dejar en la luna esta inmensa tristeza?
(R) Por pedacitos y formando un camino, para poder mirar atrás y recordarla

(P) ¿Será que algún día despertaré siendo poeta?
(R) Sólo si la noche anterior te dormiste siéndolo

(P) ¿Cuántos cantos más hacen falta para atrapar en un verso mis sueños?
(R) Un verso es una caja demasiado estrecha para los sueños y harán falta mil cantos para que éstos sigan libres

------------------------------------------------------------

Una vez leídos los trabajos y esa correspondencia aleatoria y anónima entre “preguntador” y preguntado, el aire se impregnó de alegría y de estupefacción, de sano jolgorio y de sorpresa, de exaltación y de creencia en las infinitas posibilidades del texto poético y su creación, el cual “obedece más al sentir que a la lógica” según palabras de Rouge. Los aprendizajes se cree que llegarán una vez se decante en las almas de los talleristas esta experiencia.

Todo fue hasta allí el trabajo en común que diez seres llevarán en sus recuerdos como una porción pequeña de noche en que el ser y el sentir estaban más allá de la razón y muy cerquita del corazón y del alma de Whitman, de Paz, de Rouge y de todos los asistentes.




Y la nostalgia seguía su rumbo... y ni siquera se podía
expresar en voz alta
HECHEIYHMADU

miércoles, abril 16, 2008

Celebración con flores



























FLORES DE ESTE MEDELLÍN

Saludos desde este Eden Florido a todos los visitantes. Hemos superado los 100 diarios. ¡Gracias!


Así tiene colores la vida que circunda este cielo
y así... están distantes los míos


HECHHEIYHMADU

En un agosto de otros días

1º ACTO

Estoy mal, el espejo muestra un rostro pálido, muy pálido, los ojos hoy no brillan, y la sonrisa mañanera no salió a saludar el resto del cuerpo. Con un afán que se llevaba por delante el enfermo cuerpo de mi padre salí de casa, pero el gusto, el ánimo y la alegría se quedaron debajo de las sábanas que era lo único acogedor de esta mañana.

El tráfico se tornaba pesado, rostros aún dormidos acompañaban mi camino, y yo sólo me refugiaba en mi mente que como siempre estaba en otro lugar lejos... lejos del cuerpo que se muestra fuerte, difícil de caer, del que esperan tanto, pero que en realidad está mal.

No notaba mi presencia, sólo cuando el calor subió a mi rostro y la voz no se pudo callar, rompí con el letargo de mi mañana y comencé a defender a los que se encontraban en silencio pero confusos, que después de mi silencio me apoyaron a una sola voz.

Venía en búsqueda de aquello que dejé en cama, pero mis oídos quisieron quedarse en el cuarto de papá y mamá, y aquella conversación pasó por el cuerpo y la sentí, el frío me invadió, la piel se me erizó y llegó de pronto al alma, reacción que rostro y voz disimularon, y con un hola me retiré.

Ya mi cuarto no invitaba al descanso, las huellas de la acogedora cama habían sido borradas.

Un desayuno casi familiar esperaba, y se quedó esperando porque no hubo quién acudiera a él. Comenzó un malestar entre tres, luego fueron 2 los que continuaron en un diálogo no conciliador, y el reloj no marcaba más de las 9 y y o ya estaba mal.

Un "Hola" poético dio un toque diferente que calmó por segundos mi ya agitado día, pero una voz fuerte, un ruido para mis oídos me refrescó que el día comenzaba apenas. Acepté y con un rostro sin expresión alguna, empecé con una rutina nueva, que, aunque no elegida por mí , hace la vida de otros más tranquila. Ahora ya comienza la tarde y ...


2º ACTO

Se llegó el fin de la comparsa vespertina. Adelanté mis pasos por entre multitudes que nada me agradaban. Me llamaba su alma que a la mía había llegado para mostrarme algunos contrastes. Yo, vestida de negro, encontré en lo alto su sonrisa que me recibió como ese sol que otra tarde yo regalé. Sin palabras decidimos cumplir nuestro periplo y poder degustar esos obsequios que curiosidad quería tener.

Me habló del pasado encuentro, entre muchos que marcaron un compás que fue invadiendo todo mi cuerpo. Fascinación, estrellas rojas, emoción y compartir de instantes me fueron entregando con la misma emoción y más que en otros días. Allí bajo un viento frío y un ambiente que llamaba al amor, que se olía en el aire y en las luces verdes y amarillas, destapé mis carencias y puse en mi reflexión, una comparación con lo que tengo. Tremenda confusión. Le conté sobre mis añoranzas ante el brillo de las suyas acumuladas. Me habló con una voz y en un tono tan suyo que dije más y más sobre su presencia, y mis manos frías entre las suyas tibias se iban reconfortando. El hechizo generó un letargo, una corriente que fluía entre las manos.

La vida se encargó de hacerme ver el reloj, y de una sola afirmación destrozar la fantasía y bajar a tierra con la evidencia de la despedida. Con su mirada comprensiva, tomó mi brazo y sin saberlo tres o cuatro metros caminamos, luego en la estrechez del camino, unimos nuestras retinas a cada paso, en cada pareja, en cada vela encendida, en cada flor y en todo lo que volaba por doquier. Luego un rápido bamboleo tras mi inusual ambiente de alegría, en contraste con mi alma que atrás iba dejando pasos que sí recordaré donde tímidamente le pedí un abrazo, como favor.

No volví a hablar, al primer taxi me subí y ni para atrás quise volver a mirar pues en ese espacio, casi nuevo para mí, se quedaba ese atractivo intenso... intenso"










Del baúl de esos escritos en que el
escritor vive otras vidas y la fantasía acuna letras

Todo ha hecho que llegue a hoy con ánimo
TATATD sin tiempo y sin
medida



lunes, abril 14, 2008

Este cuerpo

FRAGMENTO de un poema inédito


"Este cuerpo... ha venido dando sus hipnosis cautivantes, su altruismo beligerante, su deseo y más deseo sin ecos ni bajezas, a todo lo que contiene. Envuelve el corazón, como un algo externo donde reside mientras canta canciones de infinito. En noches antiguas se solía estrujar a velocidades rítmicas y felices con músicas y susurros de mar, construyendo su propia confusión, su propio naufragio, su propio destino. Se presentaron ante él bellos ejemplares y otros no tanto, y tal vez menos pieles de las que siempre ha querido, no en la cantidad sino en las continuidades y las certezas.

Este cuerpo es un habitar algo que guía los pasos y crea las ausencias, cual rebelde de la mayor utilidad, que canta cuando está llorando y ríe cuando está sufriendo.

Este cuerpo es un santuario del alma que se dejó tentar de derviches y de agüeristas, de funámbulos y de saltimbanquis, de desnudistas y de santas, de poetas y de otras no tanto..."




¿Recuerdas? Pregunto
yo... y la memoria hará su filtro y su paisaje, en piel y en lunas y días al sol
donde sólo
TA TA
hecheiyhmadu

Y los elefantes también

sábado, abril 12, 2008

Memorias de un sueño a color



Memorias de un sueño a color

Voy a escribir este sueño porque me ha impactado mucho. Es la primera vez que sueño con tanta realidad en los últimos tiempos. No me acuerdo desde cuando no lo hacía así. Fue como la continuación de una situación que viví ayer, en la que tuve la oportunidad de manifestarle a ella que mi tristeza tenía tan hondas raíces que ni siquiera era capaz de hablar de su causa y que hace un tiempo tampoco había podido hacerlo.

Se inició en el mismo bus destartalado que nos transportó. Ella tenía la misma ropa. Su hermosa blusa marrón tejida, su conjunto beige y sus mismas sandalias, pero con algunas diferencias. El bus no iba vacío como en la realidad sino muy lleno, todo con gente conocida pues era el mismo bus de la ruta. Ella me dijo:

- Como es largo el camino tenemos tiempo de conversar.

Era tanta la gente que algunos iban de pie. En la práctica casi no se podía hablar a pesar de que íbamos uno al lado del otro en la última banca. No habían muchas palabras porque nos oían, y lo que queríamos decir nadie lo debía oír. Sólo iban miradas y su sonrisa tierna de niña, y sus ojos de siempre: bellos, grandes y... el sueño tenía su cabello en todas las imágenes.

- Te cuento que -decía yo- no he podido...

Y en ese momento apareció un alguien que no sé por qué supe que era su enamorado, pero yo ya sabía que a ella él sólo le causaba molestias y se lo tenía que soportar porque era su compañero directo de trabajo, creo que alguien que hacía diligencias personales. Él se apoderó de la palabra y casi que pasaba por encima de mí para hablarle, a lo que ella contestaba con monosílabos. Sólo recuerdo su mirada y sus gestos, que me decían:

- No puedo hacer nada .. no quiero ser grosera.

El viaje se convirtió para mí en una frustración... y finalmente no se pudo hablar.

Creo... y son nebulosos los recuerdos y las imágenes. En medio de su llegada a punto, me dijo:

- Tengo un compromiso y me debo bajar.

El decorado cambió y de pronto me encontré en algo que yo supuse que era su casa. Grande, con criados, con decorados mil... y muy solariega. Con árboles frutales: limón y naranjos en flor con olores de azahar, y una gran cocina en la parte de atrás donde yo estaba sentado esperando con la misma ropa pero ya era el día siguiente. Ella llegó con su paso alegre y la misma ropa, y me dijo:

- ¡Hablamos ahora! ¡Ya vengo, me voy a cambiar! Ese compromiso me dejó muy cansada y no he dormido. ¿Me esperas?

Yo como que no dije nada.

Siguiente escena. Ella: con una pantalón azul claro de bota de campana que le hormaba muy bien, con una blusa blanca de manga larga de encajes en el pecho y por todo el frente, que también terminaba en una manga ancha, en franco contraste con su piel oscura, pálida. Y su pelo... hermosamente peinado con unas puntas un poco "enruladas" o curvadas, y brillante que lo hacían notar las luces de las lámparas de un inmenso comedor donde yo estaba. Sus pies calzaban unas sandalias bajitas negras de correítas, como de charol. Ella pasaba rauda de aquí para allá y yo me limitaba a seguirla con mis ojos cansados y llorosos, no sé por qué. Daba órdenes a unas criadas que no tenían rostro, vestidas de uniformes blancos, que servían todo tipo de alimentos en una gran mesa. De pronto, observé su rostro. Estaba bañado en lágrimas pero no hablaba como llorando, y tenía los ojos tan hinchados que casi no se le reconocía el rostro. Mis ojos le preguntaron:

- ¿Qué te pasó?

- Es que la despedida de anoche fue muy larga y no he podido dormir. Además, fue muy triste.

Yo... le pregunté:

- ¿Y qué vamos a hacer?

- Por lo pronto desayunar porque ya casi pasa el bus y nos deja.

Ella no se sentaba y yo sólo la miraba... aterrado. Comía con las manos, frutas... creo que melón y mucho pan. De tomar, sólo quería Coca-Cola, pero le decían:

- Niña, mire que la Coca-Cola le hace daño.

- No importa estoy de afán.

Recuerdo como una manga de su blusa se enredó en un envase y se regó una gran bebida de esas negras, que era gigante y fue invadiendo todo el mantel blanco, dejando a su paso una estela de suciedad... y como si esa mancha se fuera tragando todo y todo lo volviera asqueroso, incluso a mí que estaba muy cansado y sólo quería dormir.

Allí me desperté. Estaba sudoroso, lloroso. Con mis palpitaciones elevadas y un inmenso calor. Eran como las cinco de la mañana. No quise volver a dormir... no sé si lo hice porque al poco tiempo sonó la alarma de mi reloj que me anunciaba que la faena del día estaba por comenzar."

Marzo 2000

Historias y sueños...
del material de que están construidos
los azares y... esta locura compulsiva
que a veces... fascina

TATAyaTD ctea HECHEIYHMADU

jueves, abril 10, 2008

Nuevamente...



Pasan de largo los silencios y se tienen en el surco las esperas

Los cantos son internos

Las parcas estilan mirar por encima del hombro...

Las sombras se extasían y yo... no desfallezco

TATATD yaSTHDPG

Otro diferente


Un poemante absurdo
cobijó alguna tarde mi espíritu descriptor de mundos ajenos y tomó prestado de
él... esto:


"OTRO DIFERENTE

Viaja perfumado por la calle
De su aliento la menta no estercola
Calza zapatillas en francés
Baila su pelo al compás del sol
acicalado bajo el signo de su propio son
Sus maneras de moda / de ocasión
se insertan en neón y en bastardilla
Hasta el precio sobresale en su costado
y en sus modos y modales / él destila
esa esencia / que nadie huele...
esa esencia que a nadie invita
Hay un desaparecimiento
que dejó viuda la nariz del mundo
mientras su lado más extraño
se ocultó... torvamente del tiempo
y hasta de esa nostalgia
que atrás lo dejó atrapado
sin rumbo y sin suceso
en su peculiar olor sin pasado...
en su acre olor sin futuro
y en ese presente...
que aún se lleva el viento"



Tal vez hasta es un espejo quien aparece por la tarde cuando nada es más cercano al ser que la nostalgia... de haber sido.


¡SUERTE TAL VEZ DE DADOS EXTRAÑOS!



En un arranque de honesta “dislexia”... pervive en el centro de un rosario en la
muñeca... HECHEIYHMADU 4eV

viernes, abril 04, 2008

PEQUEÑO HOMENAJE A JAIRO ANÍBAL NIÑO



A este poeta de la ternura y la candidez, de la dramaturgia y la metáfora, del amor por la niñez y de ese hermoso gesto que es retratar las cosas simples que a casi todos no ocurrieron, quiero hacerle un pequeño homenaje. Sus poemas llegaron a mi niñez tardíamente pero impregnaron mi alma de la esencia de lo que soy y de donde vengo. Una lectura de Jairo Aníbal es tan relajante y tan preciosa, porque realmente masajea el alma de ese niño que está en nostros pero que, a veces, no dejamos salir.


Biografía

Nació en Moniquirá (Boyacá) en 1941.

La obra de Jairo Aníbal Niño es homogénea como pocas en el mundo actual de las letras nacionales. Varias tendencias se hallan en ella: El teatro, el cuento infantil y el guión de cine.

Sus cuentos infantiles (para todas las edades) crean fábulas maravillosas, donde afloran los conflictos del ser y la sociedad. Por encima de la crítica, de la desnudez moral, el autor logra esbozar un tiempo de optimismo y alegría: la sociedad de los hombres nuevos.

Teatro y cuento comprometido con rigor estético. Zoro y Caracolí de las alas figuran entre lo mejor de género infantil en Colombia. No son personajes ligados a Disneylandia sino más bien a los héroes y antihéroes mestizos que padecen los fusilamientos del pato Donald.

Algunos de sus libros

Safari en el rostro (poesía 1965)
Las bodas de lata o el baile de los arzobispos (teatro 1968)
El monte calvo (teatro 1975)
Los inquilinos de la ira (teatro 1975)
Zoro (cuentos 1977)
El rescate (1977)
Puro pueblo (cuentos 1977)
El sol subterráneo (teatro 1978)
La madriguera (teatro 1979)
Toda la vida (cuentos 1979)
Efraín González (1980)
El manantial de las fieras (1981)
El último asalto (1981)
Caracolí de las alas (1981)

Sólo un ejemplo de su vasta obra poética


De Tres cuentos de Amor ( Por Jairo Aníbal Niño )


NO BUSQUES MÁS TU CUADERNO DE GEOGRAFÍA

No busques más tu cuaderno de geografía.
Yo lo saqué de tu morral.
No quisiste ir matiné conmigo,
el domingo pasado
Mis amigos me contaron
que estabas en compañía de Bermúdez,
el grandote que practica la lucha libre.
Me contaron que estabas muy linda,
y que te reías a cada rato.
No busques más tu cuaderno de geografía.
Ahora que está lloviendo,
asómate a la ventana,
y verás pasar ochenta barquitos de papel.
No busques más tu cuaderno de geografía.





AYER POR PRIMERA VEZ

Ayer por primera vez
supe lo que era la aritmética
cuando, sin que nadie se diera cuenta,
me basaste en los labios.
Ayer por primera vez
supe que 1 más 1 son 1.





CUANDO PASAS

Cuando pasas,
se cae un cuaderno
un pie tropieza,
se escurren unos anteojos,
se oprime una garganta,
un par de manos sudan,
se extravía una bufanda.
Lo que ocurre
es que el cuaderno,
el pie,
los anteojos,
la garganta,
el par de manos
y la bufanda
están locos por ti.


Ver más reseñas y homenajes en estos otros “blogueadores”:
http://fractalitas.blogspot.com/2007/06/jairo-anbal-nio.html
http://acaciaz.blogspot.com/

Una reseña hermosamente ilustrada llamada “Magia y fantasía en los relatos de Jairo Aníbal Niño” por Omar Parra Rozo, la puedes bajar gratis de Internet en este link: http://www.epigrafe.com/preview/magiavp.pdf

(Imágenes tomadas de Internet)

martes, abril 01, 2008

La utopía vive...



¡Hay utopías en describirlo todo!
Tal vez creer en la mirada de un niño
y en la caricia delatora del amor de un hijo
y en la parte de las lluvias que esparzo
en miles de líneas y sentimientos que abrazo
Tal vez creer en el vuelo del hombre...
desde su silencio propio / desde su euforia
desde los ahogos de algunas madrugadas
cuando las voces y los suspiros
se vuelven parte del orbe
¡Hay un algo que me empuja a rodar
hacia la magia del verbo!
¿Es el amor? ¿Es la poesía?
Puede ser...
tal vez... lo seas
Tal vez seas tú

Fragmento de un poema inédito

Todo tiene sabor a verbo...
sabor a cuerpo... a otras lunas
y yo... HECHEIYHMADU