jueves, abril 30, 2009

Jugando con fotos

He estado construyendo algo extrañamente hermoso a partir de imágenes que otros han puesto en la Web, creyendo -en medio de mi candidez si se quiere- que es algo poético. Es una sensación extraña y atractiva, recreativa y complaciente, distinta e impredecible. Tiene cada “trazo” entre pixeles su encanto. Ocurren saltos casi cuánticos en el proceso de su creación, los cuales trataré de ilustrar.


He descubierto que crear nuevas imágenes en una manera aleatoria, a partir de lo existente, es en sí mismo un camino que nadie ha recorrido antes porque no hay dos caminos iguales, ya que ni yo mismo volveré a recorrerlos, es más, ni yo mismo sé qué va a aparecer en ese mezclar, superponer, contrastar, deformar, rotar o desplegar, partes o todos. Además, sólo están acompañadas de intenciones y preconcepciones tácitas o hasta desconocidas al momento de hacer estas mezclas. Es un poco como ser mochilero, se tiene un rumbo pero no una agenda.

En otra época recuerdo, se hacían en papel, con recortes de revistas y con engrudo y un cartón de base, y se les llamaba “collages”. Como normalmente se tenía a mano unas tijeras pues los trazos y las junturas eran fácilmente rectos, tal vez por incapacidad para recortar en forma curva como lo hacían rápidamente otras personas.

Han aparecido entonces extrañas formas que engalanan la vitrina, la cual en este caso se le llama BLOG. Es pública y por él ya pasan hasta cientos de hermosas personas por día que se arriman hasta a leer poesía y los exabruptos que en letras se ocurre decir. Tiene en sí la facilidad de que -comparando el tiempo entre su creación y su aparición- es instantáneo.

En ese contexto, se ha logrado por ejemplo: una escritura arábiga sobre una piel exultante; un caballo que se ha encontrado envuelto en una esfera teniendo como fondo la foto de un óleo de una pintora del Chaco paraguayo, mas parece el mapa inaugural de una exposición cualquiera de un pintor desconocido; una flor de colores ha surgido de entre las manos de una imagen en tonos de gris; una colorida y seria mujer rodeada de sus grises amigas; una erótica forma de... etc, etc, etc.
Y así... variado el menú... se va el tiempo, llega el sosiego, y el alma de apresta para recibir y crear versos, pues creo firmemente en la poesía de la imagen. ¿Cómo no recibir de otras épocas esos influjos cuando vemos impresionistas o esos otros genios que pueblan los museos? Al menos en la Web de cada uno de ellos –la mayoría- hay imágenes y algunos artilugios que dejan visitarlos virtualmente, lo cual nunca será lo mismo que en persona pero ayuda.

¿Fórmula poética? ¿Algo nuevo? Ni lo sé, ni lo creo, ni se pretende establecer


P.D.: Se trabaja con software como "Play with pictures" que es especial para tantos efectos y muy fácil de usar, algo de “Paint Shop Pro” y de “Adobe Photo Shop”, como en la mayoria de las imágenes de este BLOG.

29 ABRIL 2009 OHCNARF


Como colofón, un poema mío:


A TRAZOS

Rompo la huella que da la distancia
Acerco tu rostro que sólo es sonrisa
Tras ella llega lo que eres y no
Lo que quiero que seas y tu magia
fragancia de escozores de tu boca
y yo... me refugio ante ti
con la aquiescencia de la noche
unida a mis brazos que contemplan
tu imagen en mi mente y mi emoción
sin reflejos en el espejo... ni la ventana
Casi logro traerte... pero no fuiste
sino una luz sobre estos trazos


2001

lunes, abril 27, 2009

Flores

Flores de una finca en el oriente de Medellín


Un ángel... y su flor

Se aclara que esta imagen fue tomada de la Web y compuesta en estos tonos por el autor del BLOG, si alguien considera vulnerados sus derechos de autor, por favor, aunque sólo es una muestra de belleza lo que intento, háganmelo saber y la retiraré


Otra flor, en versos de un poeta inmenso de esta tierra Medellinense

RITORNELO

"Esta rosa fue testigo"
de ése, que si amor no fue,
ninguno otro amor sería.
Esta rosa fue testigo
de cuando te diste mía!
El día, ya no lo sé
-sí lo sé, mas no lo digo-.
Esta rosa fue testigo.

De tus labios escuché
la más dulce melodía.
Esta rosa fue testigo:
todo en tu ser sonreía!
todo cuanto yo soñé
de ti, lo tuve conmigo...
Esta rosa fue testigo.

En tus ojos naufragué
donde la noche cabía!
Esta rosa fue testigo.
En mis brazos te oprimía,
entre tus brazos me hallé,
luego hallé más tibio abrigo...
Esta rosa fue testigo.


Tu fresca boca besé
donde triscó la alegría!
Esta rosa fue testigo.
de tu amorosa agonía
cuando del amor gocé
la vez primera contigo!
Esta rosa fue testigo.

"Esta rosa fue testigo"
de ése, que si amor no fue,
ninguno otro amor sería.
Esta rosa fue testigo
de cuando te diste mía!
El día, ya no lo sé
-sí lo sé, más no lo digo-.
Esta rosa fue testigo.


León de Greiff

Y esa rosa es testigo... HEC HEI Y HMADU



León de Greiff (1895-1976). Poeta colombiano nacido en Medellín. Su familia era descendiente de españoles, escandinavos y alemanes. Estudió Derecho e Ingeniería de Minas, y con 20 años dio a conocer su primer poema, La Balada de los Búhos Locos, gracias a pertenecer a los trece 'pánidas', grupo artístico que publicó la revista literaria Panida. Alternó sus clases de Literatura e Historia de la Música, con trabajos en algún ministerio y en la banca. Su obra se inició dentro del modernismo, adoptando luego posiciones estéticas acordes con el surrealismo francés y con el creacionismo de Vicente Huidobro. Fundador del grupo literario "Los Nuevos", publicó su primer libro de poemas, Tergiversaciones, en 1925. A éste siguieron, Cuadernillo poético (1929), Libro de Signos (1930), Variaciones alrededor de nada (1936), Prosas de Gaspar (1937), Semblanzas y comentarios (1942), Fárrago (1954), Bárbara Charanga (1957), Bajo el signo de Leo (1957), Nova et vetera (1973) y Libro de relatos (1975). Considerado como uno de los principales poetas de Colombia, utilizó varios seudónimos, entre ellos el más conocido, Leo Legris. Su poesía conjuga la ciencia, el erotismo, la ironía, la ternura, la espiritualidad y la materia, en una prolongada e inacabable confesión, el testimonio de una vida de música, de sueño y vivencias, pero sobre todo de cultura. Murió en Bogotá en 1976.

domingo, abril 26, 2009

¿Soy?


Por allá en 2000, en "Pálpitos de piel y luna" escribía yo sobre mis dudas existenciales, tratando tal vez de definir algo que hasta ahora no sé qué era.

Pero todos estos escritos que he ido descubriendo poco a poco en este BLOG, creo que queda la alegría que han servido de calistenia, de entrenamiento, de sacudida, y -en su momento- de catarsis para algo, para aliviar algún mal sueño y hasta esas dudas que no pasan de moda



¿SOY?

soy puerto soy llegada

soy salida soy entrada
soy la sombra de mí mismo
soy colinas sin abismo
soy el bálsamo que sana
soy la bestia mente humana
soy certero e inexacto
soy falaz pero no tanto
soy david ante goliat

soy desafío sin parar
soy... lo que he decidido ser

soy perfume de mi amada
soy la paz de madrugada
soy ladrón de un corazón
soy el ritmo del tambor
soy pequeño en este mundo

soy el fresco en pleno junio

soy la frente del calvario
soy un tañido campanario

soy ... lo que he decidido ser

soy... soy... soy



"Es menos malo agitarse en la duda que descansar en el error"
Alessandro Manzoni

sábado, abril 25, 2009

No sé si haya...


NO SÉ SI HAYA...

No sé si haya exactamente
en la sombra de alguna tarde
una mano / unos ojos / unos brazos
que hagan desaparecer el abismo
y el talante estrábico
que dan estos sueños en noches azules
cuando a la ventana
arriban acuciosas y musicales
las gotas del último aguacero
No sé si en el canto babélico
en ese piar rítmico y travieso
haya unos para mí que traigan
la sonrisa que voy perdiendo
desde aquel día en que trataba
de retratar un ángel
En esta ceremonia de máscaras
realmente... no lo sé

OHCNARF
24/IV/2009




"Lo cuento porque dicen los sabios que las palabras son hijas de la carne, y que como tales se pudren si se las guarda encerradas" 
(A. Gorodischer. Kalpa Imperial, Libro I. La casa del poder)



Mi última producción... producto de algunas reminiscencias recientes... muy recientes

jueves, abril 23, 2009

Para un día del idioma, un 23 de abril de 2009







Descubriendo caminos escondidos y lugares comunes e insólitos


Todo escritor describe un mundo” como diría Carlos Fuentes, su mundo. El asomo a distintos mundos tan cambiantes como el tiempo mismo y como la naturaleza humana, es la verdad y la alegría que se halla cuando se abre algún texto de bellas letras, escondido en algún anaquel cercano o público, o en alguna página web. De esos libros y de esas páginas están plagadas las noches y los días de errancia, vagancia si se quiere, cuando de descubrir tesoros se trata. Es un viaje sin rumbo y sin destino, en donde hasta la aleatoriedad marca el premio, el hallazgo, el asombro, la sonrisa cómplice de estar arribando a playas de joyas que pocos aprecian. Es como un juego, es como un albur en medio del silencio y del ruido de tanta fosforescencia, de tanta data.

A veces, en ese mundo del lenguaje, irrumpen los idiomas cirílicos, los logográficos con su concisión y simpleza en la hermosura, con sus íconos Bei Dao o Basho... y millones de otros, traducidos y repetidos en tantas partes y tantas formas que ya no se sabe si lo que se lee es el cantar de los traductores y su amor por ellos, o es lo que el poeta quiso dejar. Danzas ventrales hay en el aire tras los arábicos y esas ganas que a uno le dan de ser zurdo y de tener otras clase de cerebro para adentrarse en aquella musicalidad oculta pero incluida allí, ignota aunque se tenga el eco que viene desde esos poetas árabes que han poblado tantas tardes en julio en los festivales a que he asistido. Allí los palestinos, los libios, los árabes, los libaneses, los egipcios, los iraquíes, se confunden con leves diferencias de género, forma, piel, dicción y fondo, pero todos son sus piares de pájaros, llamados de sirenas, estridencias en un tono sinfónico, en fin. Esa admiración dio pie, hace algunos años, para que quien escribe esto le hiciera y regalara un poema a Saadi Yousiff, sin miramientos y sin temer a las diferencias, sólo premiado con las lágrimas de emoción de aquel poeta laureado “a quien un señor en Medellín le hizo un poema en castellano”.


Ese camino también pasa por no saber qué será lo que vendrá, lo inesperado, lo impensable, lo imprevisto. En ese trasegar se confunden las imágenes con las músicas diversas, los colores y las fusas, las formas y los acordes, los ritmos no dichos y las contorsiones del lenguaje. Saltan “involuntariamente” las manos de sitio en sitio, donde abunda la belleza y donde aparecen como mutantes, como seres nuevos, las voces jóvenes, los desplazamientos del status quo, quienes son los llamados a divagar mañana por estas mismas sendas o por las suyas propias. Todo ello se da, sin salir físicamente del confort propio de la misma mesa donde se cuecen algunos poemas propios y donde se arrima con su oasis de tersura mi gato a confabular el completar el verso cojo que distorsionó eso que se quiere decir.



No falta el paso por páginas que se cierra por una brusca razón oculta o no explícita, esa que en ese momento hace irreverencia a esa “búsqueda” aunque no haya conciencia de qué es. Pero igual, frente a una música, un trago de ron cubano que acaricia tiernamente la garganta y una noche azulmente lenta, se desprenden los azahares desde los naranjos de algunos versos sin tiempo ni discordia, sin espacio ni displicencias, sin confabulaciones ni reclamos, sólo estando allí en algún libro para saltar a esos ojos del alma llenos de arrobo. Todo es posible, y en ese lapso hay la captura, el encarcelamiento voluntario del ser y del sentir, tanto que a veces se debe voltear para otro lado, tomar un nuevo sorbo para la garganta que se reseca, y seguir adelante con los ojos brillantes, expectantes, fundadamente llenos de misterio y de curiosidad. Surgen desde algunos extremos las preguntas del porqué, del cuándo, del quién, y hasta del para quién, en relación con los contenidos, pero se debe entender que aquellas lecturas que son buenas, son aquellas que se liberaron hace tiempo ya de ese fardo de preguntas que más que ilustrar... podrían confundir.


Este zigzagueo dominante entabla a veces una relación delictuosa entre libros y lector, entre imágenes y admirador, entre músicas y bailador. Se cuece un cocido pleno de esplendor: un “fundingue (1)” como dirían algunos letrados de la tierra de Francisco el hombre. El escrito que captura y el capturado, que hace las veces -en algunos tiempos- de confesor, de siquiatra según el propio nivel de irracionalidad, y hasta de ese pseudosicólogo que en tiempos de bonanza se atreve a opinar sobre la vida de uno con la voz de uno mismo, y con base en lo que uno se dice. Podría por tanto estarse refiriendo este escrito más a esas confidencias que se le hacen al libro, al escrito, a la foto o a la canción, que a verdades absolutas e inmemoriosas de imprecisa refutación.

El deleite, la emoción de estar presenciando otras vidas sin peligro, el cambio de tercio y un poco ese llenar vacíos sin tiempo y sin esperanzas, son los tres elementos que tal vez explican el diario discurrir por estos caminos de las letras, bajo los mantos que diariamente cobijan y hacen ser -a quienes los visitan- unos distintos seres cada vez, pero los mismos en la esencia y en el ser, siempre bajo el amparo de algunos millones que durante la historia de la humanidad han contribuido a que se tenga un alfabeto, un idioma y un código tan transparente, que hasta sirve para comunicar y transmitir, belleza... y hasta todos los encantos de la poesía.



Francisco Pinzón Bedoya



(1) FUNDINGUE:(S.) Jolgorio muy sonado. Fiesta vallenata (del Valle de Upar, Colombia) muy ruidosa por efecto de la música que la ameniza
http://www.lablaa.org/blaavirtual/modosycostumbres/lexicon/abrevi16.htm



miércoles, abril 22, 2009

Un poco una autoefinición...

Por allá como en el 2002, me atreví a cantar sobre el hecho de ser poeta... y esto logré un poco grandilocuentemente y con más alegria y querer que con un raciocinio cascado y definitivo



Esto escribí:



LA INUTILIDAD DEL POETA
Soy anónimo a pesar de lo locuaz
Emprendedor de sociedad
de ocho a cinco
Y luego... rumio versos a escondidas
paladeo antros que no he conocido
que tal vez no existan
Sacudo estrofas que nada dicen
de poetas inconclusos
de orates que bailan con la luna
Creo que hasta logro
canjear absurdos por poemas
que tendrán un sitial mío
en las notas broncas de un cuaderno
Nado y me contengo sin humedecerme
entre lo que escribo... cotidiano
ajeno trivial agorero repetido...
y hasta en arranques de gloria
repito y musico y grabo mi voz
quebrando de súbito el silencio
de los que quisiera fueran mis testigos
Sólo descubro después de esta lucha
que ser poeta es menos que un grito
que postergo y pongo en algún otro sitio
donde pocos y condescendientes amigos
intentarán desde su magia
y ojos de presencia sobrecogida...
apañar las lágrimas
los susurros los lamentos
las jactancias las lisonjas
los piropos las ausencias
los quereres y las limosnas
que las noches pasadas sin sombras
sin esquemas sin dormir y sin estilo
para ellos desde el fuego
de mi mente enaltecida... he parido
Soy un exangüe paridor de versos
que en el camino en el proceso
por ser lo que he querido ser
como ser... casi me he diluido
Soy la sombra de la bestia
cuando trino cuando arrimo mi musa
a mis arterias y al oído escucha
que me aguanta con pudor y con vestigios
de mucha paciencia y de cariño


¡Qué grito!




¡Qué indecencia sacar esto al público!


Aunque ya me atrevo...



















Estará siempre conmigo una rosa... aunque tenga muchas
espinas y esté lejana

domingo, abril 19, 2009

Imagenes en versos rosa



En una imagen, se juntan los sueños
de tenerlo todo... y no tenerlos
En un colorido tono de amarillo

se presenta aquello que en las noches

llena mi ser... de ese ruido / de ese ruido







Qué cacofonía de bellezas
Qué desdén para con los mortales
¿Qué jardín no las quisiera juntas?
Hay una rosa que campea a diario
por mi piel de antes / por mi piel de hoy
y por todo lo que ahora no tengo / no soy


Colofón de un libro de poemas no publicado

Hace unos años sometí un borrador de un libro a consideración de un crítico-editor, muy respetado, gran escritor y gran poeta (mucho menos conocido de lo que él cree) y, a través de interpuesta persona, me hizo saber que el libro no valía la pena publicarlo porque: no era un libro de poesía actual, que para él sólo lo era la poesía urbana, es decir, aquella que hablara sobre el acontecer diario de la calle y con la voz del poeta en franca posición, política si se quiere, frente al discurrir de nuestras vidas cotidianas, y que además mi poesía era una "intimista y que sólo le debía interesar a mí y a mi receptor, pero que no era del tipo de poesía que gusta al lector". Ante este hecho y la negativa de la misma persona de publicar mi libro, aún pagando yo todos los costos, decidí escribir esto... por allá por 2003, y con ello... fácilmente superé el escollo aunque ese libro llamdo "Pálpitos de piel y luna" nunca se publicó




DEL ESCRIBIR ASÍ

“Yo, arena, cardo y abrojo,

me imanto con la sangre de la luna
y en un abrazo me enternezco
cual la noche sin luceros
que ha cerrado sus brazos al cielo

para dejarnos ver el fondo

de sus enormes ojos negros.”


Pudiera decir que a pesar de que no sé qué voy a escribir, fluye desde alguna parte de mí una vidria masa musical que me anima a dejarla salir. En este inicio dejé que mi corazón recordara esos parajes que están sembrados en mi añoranza venidera, en los que se cuelan la noche, el mar y ese bestiario tropical llamado costa, con sus miles de incertidumbres y variada biología vegetal.

Mi escribir se asoma raudo, sin pedir permiso, sin hacer caso de talanqueras, condiciones o inequidades, aparece con tonos multiformes y olores a azafrán, con su color achiote y ese acre del exceso sobre algún caldo levanta muertos. Tiene espesos gelatinosos visos múltiples según la luz y el rosa de esas tardes preludios de aguaceros en cualquier tiempo ecuatorial. Pareci
era como si al soltarme, yo mismo me desembarazara de algo que me hace daño y que tomara a cambio del mundo y de la nada, un algo que me beneficia y me llena.

Cálido será hoy en mí el dormir y el discurrir de las palabras, mientras afuera comparto el hecho de que hay un solo perdedor, como lo dijera al
guna “Botella al mar”: El ominoso silencio. Lo atropellarán mis verbos agobiantes de actos estelares, lo cubrirán de miles de texturas mis adjetivos antropofágicos. Le desatarán ires y venires mis adverbios de lugar, y los de modo le dirán que se calle, así como los de tiempo le dirán que ya no es su hora, tal como me lo enseñó por allá cuando la llegada a la luna de un paso pequeño para el hombre pero grande para la humanidad era la frase especial. Lo pasará de lado alguna metáfora de algún verso de Del Hierro o de Mutis o tal vez mío que le dejarán en un silencio de mayor tono que el que antes tenía por su intimidad y fantasía.

Pero un día, llegará el lajar de la poesía íntima del mundo a desnudarnos ante todos nuestros ojos de todo lo que tenemos dentro, y allí, las palabras no serán más sólo letras, reglas o filologías, s
ino gritos, estertores, besos, placeres, miradas obtusas, complicidades oblongas, roces tiernos, insolencias, distancias, pareceres, cercanías, y más de lo que estamos hechos.

De mis poemas podrán extraerme, pero sólo algún mago de tierras desconocidas podrá armar ese rompecabezas de sensaciones trabadas, imperfectas y equívocas que hay en mí, que soy yo, que son mi obra. No hallarán lo que creen que debo ser. No
hallarán lo que creen que han visto quienes me conocen, sino lo que quieran ver de mí quienes me lean.

OHCNARF
Septiembre de 2003




No sé a ciencia cierta si desde allí he cambiado como poeta, aunque creo que sí, y si lo que hoy escribo ya valga la pena publicarlo... Mis voces internas me dicen que sí.



Disculpen mis lectores por esta confesión pública...


Sobre "Pálpitos de piel y luna" ver también estos otros post del autor:
  1. Pálpitos de piel y luna
  2. Ofrenda de dos

viernes, abril 17, 2009

Para quienes "me siguen"




Una rosa que se lleva en el corazón







Íbamos los dos... por ese
camino
pero la vida nos empezó a
borrar













Te abrazo como abrazo a mi
flor
a ese ser que me llenó de
nubes
y plantó en mi su raíz,
eterna

Un saludo y un gracias a quienes "me siguen" (Seguidores), para quienes es este post con esas policromías que últimamente logro manejando fotos propias y ajenas



Los orígenes de estas imágenes fueron tomados, en su mayoría, de la Web. Quien considere que no deben estar pr alguna razón, por favor... sólo me lo hace saber

miércoles, abril 15, 2009

Mariposa


MARIPOSA

En un infinitésimo de mí
te has vuelto ninfa
crisálida y mariposa
Galas etéreas en tu imagen
sobre mi estar... y te posas
y te voy difuminando
sobre el lienzo de esta espera
que con el fondo del paisaje
en su musicalidad acuosa
me alienta / me alegra
y a todo de ti me invoca / nos desea
No estás pero vas conmigo
acurrucada en mi mirada
mariposeando por entre mi luna
como en un farol de sueños dispersos
en que yo canto y me estremezco
No estás pero vas conmigo
así... como un prendedor
a mi solapa... cual mariposa
¡Me palpitas con ésas tus miles de alas
cual placeres mágicos de diosa!


2003




Yo evaporo en mí
todas las esencias
de las alas de alguna mariposa
que sé... que me extraña

martes, abril 14, 2009

Y otra vez... murió un poeta

Murió Mario Rivero (poeta colombiano) este domingo 12 de abril de 2009, en la serenidad de su casa de un problema cardíaco”, es la mayor frase que pudieron rescatar los periodistas de este personaje diferente y de poéticas hermosas en muchos tiempos de las letras colombianas. Casi que independiente de cuál o cómo haya sido su vida, dejó huella en la poética colombiana y todas las reseñas noticiosas se limitaron a decir algo sobre su obra, tal vez obtenido a toda velocidad de wikipedia o qué sé yo. Han aparecido y lo seguirán haciendo, por este hecho, pequeños obituarios en fila, y hasta seguirán llegando noticias de este suceso de todos los poetas, porque para los poetas también pasa el tiempo. Recientemente la lista se acelera: Blanca Varela, Meira Delmar, Mario Rivero... cada vez más cercano. Recuerdo un pasaje del poema de Benedetti Pasatiempo: “Ahora veteranos / ya le dimos alcance a la verdad / el océano es por fin el océano /pero la muerte empieza a ser / la nuestra.” De su muerte, él ya había hablado: “Ningún mortal ha encontrado / Un remedio contra la muerte. / Ella a todos nos quebranta como le place, / Y cuando quiere. (Mario Rivero).”

Un día desfilará el nombre mío y creo que ni llegaré a obituarios nacionales y si, de pronto, escasamente a una nota en el diario del barrio... y claro, nunca por ser poeta sino por alguna ambigüedad entre ser ciudadano y hasta fomentador de alguna causa perdida.

Espero que no haya quien aproveche la oportunidad para denostar públicamente de la poesía en lugar de hacerlo del poeta, como lo hizo alguien ante la noticia de la muerte de Mario Rivero, en la página noticiosa de Caracol, así: “De nada sirve tener corazón de poeta. 04/13/09 07:41:27 Nunca he leido a este poeta, pero en fin no creo que me haya perdido de mucho, despues de muchos años de leer poesía he llegado a la conclusión de que ésta es una especie de terapia que utilizan algunos seres deprimidos para descargar sobre el papel toda la basura mental que los atormenta como en un intento desesperado de librarse de los males que le aquejan. El lector de poesía se convierte en una especie de ropavejero que acumula andrajos viejos y si no toma la precaución de romper el saco en el cual hecha todos esos trastos tarde que temprano termina doblado y extenuado casi en la misma medida como los autores de tales textos catársicos. Lo mejor es abrir los ojos, disfrutar el momento, la vida es bella, hay muchos detalles que nos perdemos por vivir atados a mundos que ya fueron.” (los errores de ortografía son propios del mensaje).

Sin embargo, alguien (porque fue bajo un seudónimo) Sin embargo, en otro comentario sobre este hecho dice: “Por: papeleta - Lun 13 abr 2009 06:13 am. "cuando te mueras harás un viaje como este loco, de versos claros y sueños turbios estaba loco, dios lo perdone, tanto viajar...., tanto vagar..., tanto soñar...., el pobre hombre se fue muriendo poquito a poco, y al fin ha muerto, ya hiede un poco....., alzad amigos....., alzad amigos...,alzad, y vámosle a sepultar..." -Porfirio Barba Jacob- . la poesía es la vida, los poetas son ángeles que nos elevan, nos sacuden y nos elevan para que todo sea bello, hermoso y musical. mario queda enchapado para siempre en el recuerdo. en el olimpo y en nuestro diario vivir.”

Es decir, de la poesía se hacen filas y filas para que pase inadvertida y que sea “eso que con o sin ella, el mundo sigue siendo exactamente el mismo”, aunque no para mí... y eso... me vale. Sólo ilustro aquí dos extremos

¿Qué era y cómo era en poesía Mario Rivero? Sólo puede hablar del poeta su poesía. Unas muestras de distintas épocas



POESIA


Pájaro que desciende
de la cumbre
nos asombra
y nos llena de silencio
Lo que se escucha
es sólo el temblor
el necesario escalofrío
de la rama a que llega...




UN HABITANTE


Este hombre no
tiene nada que hacer
sabe decir pocas palabras
lleva en sus ojos colinas
y siestas en la hierba
Va hacia algún lugar
con un paquete bajo el brazo
en busca de alguien que le diga
"entre usted"
después de haber
bebido el polvo
y el pito largo de los trenes
después de haber mirado en los periódicos
la lista de empleos
No desea más que donde descansar
uno-por-uno-sus-poros
Hay tanta soledad a bordo de un hombre
cuando palpa sus bolsillos
o cuenta los pollos asados en los escaparates
o en la calle los caballitos
que fabrica la lluvia feliz
Y dentro en la tibieza
las bocas sonríen a la medianoche
algunas se besan y atesoran
deseos otros mastican chicles y juegan con sus llaves
crecen los bosques de ídolos
y el cazador cobra su mejor pieza




SEÑOR K

Franz Kafka
novelista checo
vendedor de seguros de vida
-Compañía de Accidentes de Trabajo
del Reino de Bohemia-
al cruzar los pasillos
de una notaría
y ver legajos empolvados
pensé en usted
Sentí que los días trabajan
discreta y taciturnamente
sobre nosotros
imaginé un espejo
y vi una arruga en mi frente
y una mosca
en la nariz del notario




Cosas que pasan


Este hombre y esa mujer se conocieron cierto día
Sin duda el hombre sonrió a la mujer
sin duda le trajo flores
sin duda llegó a conocer su olor entre mil
y hasta olfatear su ropa interior
su brassière sus pantalones
tirados sobre la cama

Años después ella pasa con un gordo contoneo
envuelta en pieles emplumadas
Su perfume es el mismo barato y dulce
lo mismo ondula su grupa de sanguijuela encantadora
tiene en cambio los ojos turbios
como dos cuentas desteñidas de porcelana

Él parece un hombre serio y sobrio
con su cuentica
en el Banco y su "curriculumvitae"
no hay duda de que ha sabido ubicarse
bien en el proceso
la mira la examina de una manera abstracta
como si examinara
una cosa vieja oxidada
a la brillante luz del sol
Parpadeando estúpidamente desde un lapso de olvido
y sombra y grasa...
Tiresias ciego adivino de mamas arrugadas
Todos somos él-o algo parecido al menos-







MARIO RIVERO (Envigado, Antioquia, 1935).



Antes de dedicarse a escribir y de que su obra lo consagrara como uno de los más importantes poetas de las últimas generaciones del siglo en Colombia, probó muchas cosas y tuvo múltiples experiencias: voluntario en la guerra de Corea, cantante de tangos, actor de teatro, vendedor de libros y de arte; vivió su juventud en constante movimiento, deambulando por Centro y Suramérica, con incursiones a Europa, en calidad de expositor y guía de seminarios y excursiones artísticas. Contertulio de los cafés de intelectuales y artistas bogotanos, especialmente de El Automático, allí perfiló su definitivo destino poético, al lado de los "cuadernicolas" y sumándose a la naciente corriente de poesía urbana, que él llegó a imponer representativamente. Director y fundador en 1972 de la revista Golpe de Dados (según la Historia de la Poesía Colombiana publicada por la Casa de Poesía Silva en 1991, dio nombre a la generación de sus contemporáneos). Crítico permanente de artes plásticas, en revistas y periódicos.

Su obra ha merecido numerosas e importantes distinciones, entre ellas: Premio Nacional de Poesía "Eduardo Cote Lamus" en 1972, mención internacional en La Habana, en 1973, por su libro Y vivo todavía. Condecoración en el Festival de Proartes en 1983. El grupo Ulrika de Bogotá le rindió homenaje en 1993. Premio Nacional de Poesía "José Asunción Silva" en 2001.


Libros: Poemas urbanos (1966); Noticiario 67 (1967); Y vivo todavía (1972); Baladas sobre ciertas cosas que no se deben nombrar (1973); Baladas -antología- (1980); Los poemas del invierno (1984); Mis asuntos (1986); Vuelvo a las calles (1989); Del amor y su huella (1992); Mis asuntos -antología- (1995); Los poemas de invierno (1996). Porque soy un poeta -entrevista- (2000) y Balada de la gran señora (2004)




Noticias


domingo, abril 12, 2009

Algunas pequeñeces de variadas épocas




Todo intenta deshacer tus huellas, hasta tú... pero yo no puedo




La felicidad pasa por el aferrarse a la maravilla del instante



Escucho tu silencio

Luego... te me callas

y estás cercana

pero ausente



Sólo sé que en estos años la vida ha cambiado... tanto.
Parece como si la magia se hubera ido
a conquistar milagros y a invocar conjuros
para que algo espectacular pase
(sugerido a partir de un poema de Fernando Rojas Rodríguez)

viernes, abril 10, 2009

Leyendo "Un dios interno"

Leyendo el libro “UN DIOS INTERNO”, me llamó la atención cuando expresa su opinión el autor, René Dubos, sobre “al alma de las cosas” que “Interpretar el espíritu de la madera (del material) constituye una parte esencial de las habilidades del tallista. Miguel Ángel expresó una idea similar en cuanto al mármol en uno de sus más conocidos sonetos:

“No tiene el gran artista pensamiento
que la piedra no albergue en su interior,
del mármol sólo puede el escultor
liberar la figura que hay durmiendo”




Y entonces yo me pregunto sobre los poetas y concluyo: cada uno tiene su conjuro capital y cada uno es una muestra de su dios interior que en medio de ese trabajo consciente o inconsciente, le dicta sus letras y le entrega en palabras, liberadas sus ataduras. Cada vez creo más y estoy convencido de que ese hecho de escribir no sólo requiere del dominio perfecto de la técnica (gramática, ortografía, composición, etc.) sino de la disposición a que sea, a que llegue el verso hermoso, que se acoja en el poeta el ritmo cadencioso que su corazón le dicta. Entonces, ¿dónde escribir? Donde sea, donde se pueda, y donde podamos capturar ese dios interior, o donde nos podamos dar permiso para que salga... ése que hermosamente llamamos musa.

Todo lo anterior para contarles, que de allí salió este retoño mío hoy:


LEYENDO

Criaturas habitan letras
que aparecen de alguna manera
con su genio y su voz interior

a veces... bajo la fuerza de la sentencia.
Esos duendes, pajarillos del texto,
se arraciman en los cuentos, en los libros,
y en los anaqueles que me persiguen
para que los abra y los deje respirar el tiempo.
Creo a veces que no voy a estar

disponible todo el tiempo que quisiera
para aprovechar eso que me gritan, eso que me hablan,
desde mi placer diario de estar junto a ellos
como es... eso que supone mi leer
y mis ojos de asombro
y de perpetuo desconcierto


OHCNARF
10/IV/2009



jueves, abril 09, 2009

¿Afirmación?


Esto es parte de alguno de esos escritos que últimamente me sirven para "limpiar" mi alma de aquello que siento, que no sé descifrar o ni siquiera me quiero decir, pero que debo poner -tal vez- en evidencia...

miércoles, abril 08, 2009

Dos reflexiones de semana santa que no tienen que ver con la semana santa



Una reflexión tiene relación con este personajes que habla sobre desatender la poesía. José Martí, (28 de enero de 1853, La Habana, Cuba -- 19 de mayo de 1895, Dos Ríos, Cuba) Autor de sus Versos libres (1878-1882), y su ilustración de belleza con los versos que hacen la canción que desde niños todos hemos oído de "Guantanamera":

"Con los pobres de la tierra
Quiero yo mi suerte echar:
El arroyo de la sierra
Me complace más que el mar."

"¿Quién es el ignorante?
¿Quién es el ignorante que mantiene que la poesía no es indispensable a los pueblos? Hay gentes de tan corta vista mental, que creen que toda la fruta se acaba con la cáscara. La poesía, que congrega o disgrega, que fortifica o angustia, que apuntala o derriba las almas, que da o quita a los hombres la fe o el aliento, es más necesaria a los pueblos que la industria misma, pues ésta les proporciona el modo de subsistir,
mientras que aquélla les da el deseo y la fuerza de la vida." José Martí (Ensayos sobre arte y literatura)


Yo me pregunto: ¿Qué tanto aporte estoy haciendo para hacer de la poesía ese bienamado reino? Yo sólo sé que creo que en mi sangre vagan gotas de poéticas de muchos tiempos que me compendian como ser de versos, "hecho de palabras", y en una declaración y un grito que pegué ya hace un tiempo... POETA



Y el otro, T. S. Elliot, (St. Louis, Missouri, 26 de septiembre de 1888 - Londres, 4 de enero de 196. Poeta, dramaturgo y crítico anglo-estadounidense. Representó una de las cumbres de la poesía en lengua inglesa del siglo XX. En 1948 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura) nos habla de los poetas, de cierto tipo de ellos, de quienes saben tomar "prestado" lo que no les pertenece. Él, autor de sus célebres cuartetos, donde nos regala este fragmento:

FOUR QUARTETS
Little gidding

(...)
In the uncertain hour before the morning
Near the ending of interminable night
At the recurrent end of the unending
After the dark dove with the flickering tongue
Had passed below the horizon of his homing
While the dead leaves still rattled on like tin
Over the asphalt where no other sound was
Between three districts whence the smoke arose
I met one walking, loitering and hurried
As if blown towards me like the metal leaves
Before the urban dawn wind unresisting.
And as I fixed upon the down-turned face
That pointed scrutiny with which we challenge
The first-met stranger in the waning dusk
I caught the sudden look of some dead master
(...)

CUATRO CUARTETOS
Little gidding

(…)
En la hora incierta antes de mañana
Cerca del final de la noche interminable
En el fin recurrente de lo sin fin
Después de que el oscuro palomo de lengua llameante
Hubo pasado bajo el bajo el horizonte de su mensajera
Mientras las hojas muertas tintineaban aún como estaño
Sobre el asfalto donde un ningún otro sonido había
Entre los tres distritos de donde subía el humo
Encontré a alguién que andaba, araganeando y apresurado
Como empujado hacía mí lo mismo que las hojas metálicas
Que no ofrecen resistencia al viento urbano de la aurora.
Y así que escrute aquel rostro cabizbajo
Con esa aguda ojeada con la que desafiamos
Al extraño recién conocido en la penumbra vespertina
Capté la súbita mirada de algún maestro muerto
(...)
(Traducción de Vicente Gaos.)



Nos regala esto:

"Los poetas inmaduros imitan, los poetas maduros roban, los malos poetas desfiguran lo que toman, y los buenos poetas lo convierten en algo mejor, o al menos en algo diferente. El buen poeta integra su robo en un todo de sentimiento que es único, patentemente distinto de aquello de lo que fue arrancado; el mal poeta lo estampa en algo que no tiene cohesión. Un buen poeta tomará prestado generalmente de autores lejanos en el tiempo, o extranjeros en la lengua, o de intereses diversos." T. S. Eliot




Yo después de esto me pregunto: ¿Qué tipo de poeta soy yo? Yo que me inspiro en versos de otros y pongo los epígrafes, yo que devaneo con los sonoros acordes de otros, yo que me solazo en el franco chascarrilleo de otros montaraces... ¿Yo de cuáles soy si en ese camino existe la posibilidad de que la miel de otros versos haga de mí su adepto instantáneo? Tal vez... no lo sepa, pero a la vez, no es importante. Creo que lo real es cómo me siento: Poeta y nada más.

lunes, abril 06, 2009

Más allá de...


Algunos, al ingresar a este BLOG, me han dicho que la nostalgia gravita mis poemas... y no lo niego. Algunos, más menesterosos, hasta les gustan mis poemas, y yo lo creo y lo celebro. Algunos hasta han llegado a ser mis seguidores, y yo... los quiero cerca, muy cerca. Y hay algunos que, sólo lo presiento y los cuento, me apoyan con su silencio y su desconocida lectura, y -sumando a sus llegadas mis manos de afectos- agradezco a todos su apoyo y su osadía.



Por ello, quiero presentarles un poema pequeño que escribí hoy en unos de mis "raptos de letras", como una expulsión de algo que ya tenia dentro:



MÁS ALLÁ DE...

Más allá de este cielo hay una historia

que corre por los caminos tormentosos de mi sangre

Tiene manos y tonadas de arrullos

y hasta se arremolina tras mis cristales

y hojas de libros que no son públicos
Tal vez... más allá del cielo

está esa historia de esa sangre

que vivíamos
cuando éramos... cuerdos


OHCNARF
(mi seudónimo)

6/IV/2009




Gracias a todos... por estar ahí, por seguir ahí, y por crear conmigo este BLOG

viernes, abril 03, 2009

Horas de olvido



Una despedida que se repite y se repite y se repite comparto hoy con ustedes. Un sueño, una lucha, una ilusión... y otra vez, esa porción de olvido.


HORAS

No habito en tus horas
y ya no soy ni el confidente
de tus pesadillas y tus miedos
En tus horas ya no estoy
No luchaste...
Dejaste que pasaran
mis mejores noches para sueños
En tus horas de suave mirar
con ojos brillo niño de lágrimas
con afectos te dejabas amar
sacramente y sin acento
Ya no estoy floreciendo
cual capullos de mayo
entre ese jarrón con que adornabas
tus horas mansas de otro latir
Ya salí hacia otra parte de tus días
y en tus mañanas ya no estaré
ni en tus meses ni en tus años
ni en tus cantos ni en tus huidas
Tus horas ya son cada vez
una repentina parte mayúscula
de ese irse de ese dejarme
Horas como un viento para mí
que contienen quedamente
esa nueva porción de olvido


2002




Y se podría escribir mil veces este POST, y cada vez tendría el mismo tinte de nostalgia

miércoles, abril 01, 2009

Algo corto... "Vine..."



Hoy quiero compartirles algo corto que escribí ayer cuando por mí pasó un susurro y una sombra, además de muchas voces inquietas y dicientes de historias... que bullen en mi cabeza, debajo de mi piel de antes, en mi piel de hoy, en la salida del sol y en el arco iris que me regaló natura... y en todo lo que se me ofrece a diraio para sentir que estoy vivo y que vivo... y soy poeta.


Sigo siendo un ser que se construye y reconstruye... con palabras



VINE...

Vine...
a dejar encerrado
entre cuatro tapias

el advenimiento
de –otra vez-

una nostalgia

Vine a dejar
que cada gota fluyera
sin tapujos ni quejas

con ojos de sol y lluvia
y se atravesó
la sombra


Pero vine
y sigo
y no me voy
con mis manos vacías


31/III/2009



Todo en mí da vueltas y me voy haciendo conjuros y voy deshojando pétalos que recuerdo en cada trazo de su caída hacia un verso... Todo ha estado estos días en mí para revivirme y... quererme especialmente por mí